LEY 5/5015, DE 25 DE  JUNIO, DE DERECHO CIVIL VASCO, DEL PARLAMENTO  VASCO (BOPV Nº 124,  DE 3 DE JULIO DE 2015)

INTRODUCCIÓN

En fecha 25 de junio de 2015 el Parlamento Vasco aprobó la Ley 5/2015, de Derecho Civil Vasco, que entra en vigor el 3 de octubre de 2015 en toda la Comunidad Autónoma (en adelante “la Ley”), y deja totalmente derogada la normativa civil anterior1.

La Ley nace con la voluntad de armonizar el ordenamiento civil vasco hasta ahora fragmentado por Territorios Históricos, conservando algunas normas locales, y de actualizarlo a la realidad de la sociedad vasca de gran actividad comercial e industrial.

El contenido central de la Ley afecta principalmente a las sucesiones y  al régimen económico matrimonial. La Ley se estructura en un Título Preliminar, que aborda la cuestión de las fuentes, los principios inspiradores y el ámbito territorial del derecho civil vasco; un Título Primero, que presenta unos principios de derecho patrimonial para su posterior desarrollo; un Título Segundo, que regula de forma extensa el derecho sucesorio; y un Titulo Tercero, sobre el régimen de bienes en el matrimonio.

Las novedades sustantivas se centran en el nuevo régimen sucesorio vasco. Se amplía la libertad de testar al establecer una legítima única de un tercio (1/3) del patrimonio, se mejora la posición del cónyuge viudo o miembro superviviente de la pareja de hecho, y se hace extensivo a todo el País Vasco los pactos sucesorios, el testamento mancomunado y la sucesión por comisario.

La Ley no agota la regulación de todas las instituciones civiles, siendo de aplicación supletoria el Código civil, y anuncia la voluntad de ampliar su regulación en un futuro próximo sobre otras figuras civiles en función de las necesidades y demandas sociales.

SUCESIONES AFECTADAS POR LA NUEVA LEY DE DERECHO CIVIL VASCO

A partir del 3 de octubre de 2015, fecha de entrada en vigor de la Ley, las sucesiones de las personas que tengan vecindad civil vasca estarán reguladas por el nuevo Derecho Civil Vasco.

El punto de conexión que marca la aplicación de la ley sucesoria vasca es la «vecindad  civil  vasca»  (concepto  civil  que  no  cabe  confundir  con  el  de vecindad administrativa o fiscal), y que se atribuye a quienes a la entrada en vigor de la Ley tengan la vecindad civil de cualquiera de los tres territorios históricos de la Comunidad Autónoma del País Vasco, establecida conforme a las normas de adquisición, conservación y pérdida de vecindad civil contenidas en el artículo 14 del Código Civil.

Asimismo, por aplicación del Reglamento Europeo de Sucesiones (Reglamento UE 650/2012), la ley sucesoria vasca resultará de aplicación a aquellos causantes extranjeros (sean o no ciudadanos de un Estado miembro de la Unión Europea), cuya última residencia habitual haya estado en la Comunidad Autónoma del País Vasco, salvo que hayan optado por la ley sucesoria de su nacionalidad.

DEBILITACIÓN DE LA LEGÍTIMA Y EL APARTAMIENTO

Son varias las novedades introducidas en el sistema. Se configura una legítima armonizada para todos los causantes con vecindad civil vasca2 y reducida, dejándola en un tercio (1/3) del patrimonio3.

Otra llamativa novedad es que la cuota legitimaria a favor de sus legitimarios (hijos y descendientes) es colectiva. El testador puede decidir libremente a quién de entre sus legitimarios (y, en caso de ser varios, en qué proporción) deja el tercio de cuota forzosa, pudiendo apartar al resto. Además, se elimina la legítima a favor de los ascendientes.

Dichas novedades, en línea con las reformas normativas de otros derechos civiles forales y europeos, tienden a eliminar las trabas existentes a la libertad de testar.

MEJORA DE LA POSICIÓN DEL CÓNYUGE VIUDO O PAREJA SUPERVIVIENTE

Se refuerza la posición del cónyuge viudo o del miembro superviviente de la pareja de hecho, fijando su legítima en un derecho de usufructo de la mitad del patrimonio, si concurre con descendientes u otros; y de un derecho de usufructo de dos tercios, en caso de concurrir con ascendientes.

Además, se le reconoce un derecho de habitación de la vivienda habitual mientras conserve su estado de viudedad de hecho o de derecho.

Respecto a la sucesión legal o intestada (esto es, a falta de testamento o pacto sucesorio válido de toda la herencia), el cónyuge viudo o pareja superviviente mejora en el orden de llamamiento legal hasta el segundo lugar, situándose detrás de los descendientes y antes que los ascendientes.

SUCESIÓN TESTADA: PACTOS SUCESORIOS, TESTAMENTO MANCOMUNADO Y POR COMISARIO

Por lo que se refiere a las formas de testar, se extiende a toda la Comunidad Autónoma del País Vasco la posibilidad de planificar la sucesión a través de los pactos sucesorios, el testamento mancomunado y el testamento por comisario.

Deben destacarse tres rasgos del sistema de sucesión contractual: a) la apertura de los pactos a cualesquiera contratantes y beneficiarios (no necesariamente entre familiares); b) la libertad de configuración de su contenido; c) y, el más relevante, la irrevocabilidad de los pactos, salvo por las causas pactadas por las partes o por la ley, o en caso de incumplimiento de las cargas previstas.

En cuanto al posible contenido de los pactos sucesorios se admite una gran variedad de los mismos. Además de la designación de un heredero, es posible la designación de bienes patrimoniales individualizables (por ejemplo, la empresa familiar), la entrega de los bienes en vida, el pacto de renuncia a la legítima o a la herencia, el pacto de mejora, o la imposición de cargas, condiciones u obligaciones al favorecido.

Además, frente al carácter personalísimo del testamento, se a dmite el testamento por comisario, en virtud del cual el testador concede la facultad a una tercer persona (comisario) para designar sus sucesores y distribuir los bienes hereditarios; y el testamento mancomunado, otorgado por dos personas −generalmente cónyuges o parejas de hecho− disponiendo su patrimonio común en un único instrumento y para después de su muerte.

La Ley conserva para el territorio foral vizcaíno la institución de la troncalidad, pero suaviza la sanción de nulidad absoluta en caso de transmisión a favor de extraños por una permisiva nulidad relativa o anulabilidad limitada, ejercitable dentro del plazo de cuatro años desde la inscripción en el Registro de la Propiedad.

RÉGIMEN DE BIENES EN EL MATRIMONIO Y LAS PAREJAS DE HECHO

La Ley no introduce ninguna innovación en esta materia. Establece un sistema de libre elección del régimen  económico matrimonial en capitulaciones matrimoniales, antes o después de la celebración del matrimonio.

En defecto de pacto entre los cónyuges regirá el sistema de sociedad de gananciales regulado en el Código Civil, salvo en el territorio aforado vizcaíno donde se aplica el régimen de comunicación foral, en virtud del cual se hacen comunes todos los bienes, de la procedencia que sean.

En el caso de las parejas de hecho, en defecto de pacto el régimen económico matrimonial de separación de bienes regulado en el Código Civil.

CONCLUSIONES

La Ley 5/2015, de Derecho Civil Vasco, configura un derecho civil común y armonizado para toda la Comunidad Autónoma del País Vasco, y deroga el derecho civil territorial fragmentado por Territorios Históricos, si bien conserva algunas normas locales.

Las sucesiones de personas que tengan vecindad civil vasca abiertas a partir del 3 de octubre de 2015 (fecha de entrada en vigor de la Ley) quedarán sujetas al nuevo Derecho Civil Vasco.

La Ley admite una mayor libertad a la hora de planificar la sucesión al establecer una legítima reducida de un tercio (1/3) del patrimonio con la facultad de libre elección entre sus legitimarios, apartando al resto.

Resulta recomendable revisar los testamentos ya otorgados para evitar problemas de interpretación de sus cláusulas,  generalmente redactadas siguiendo la estructura legitimaria del Código civil, y en su caso adaptarlos a la verdadera voluntad del testador conforme a los intereses y circunstancias familiares actuales.

La Ley ofrece una abanico de herramientas jurídicas, tales como los pactos sucesorios, el testamento mancomunado y la sucesión por comisario , que permiten afrontar con éxito la planificación sucesoria de los patrimonios y, en particular, el relevo generacional en la propiedad de las empresas familiares .

Dichas formas testamentarias permiten, asimismo, afrontar otros supuestos de la vida personal, como por ejemplo la protección del patrimonio familiar en caso de separación o divorcio, de nuevas nupcias o parejas, o la posibilidad de asegurar particiones hereditarias hechas en vida del testador.