Como bien saben los aficionados al fútbol americano, mañana comienza oficialmente la nueva temporada de la NFL. Sin embargo, el verano no ha sido un mes tranquilo para todos los equipos; en particular para los Washington Redskins. A principios de agosto un juez federal de los EE.UU. ordenó a la corte de apelación de la oficina estadounidense de patentes y marcas (“U.S. Patent and Trademark Trial and Appeal Boards”) la cancelación del registro de las seis marcas “Redskins” titularidad de Pro-Football Inc. (la compañía titular de la franquicia de este equipo).

De conformidad con el fallo, disponible aquí, las citadas marcas son consideradas por el tribunal ofensivas, que entiende que suponen un menosprecio para los indígenas americanos -o al menos dicho término era ofensivo en el momento en el que se produjo el registro de las mismas-.

El equipo de fútbol americano, que utiliza el nombre Redskins desde 1933 registró por primera vez la marca Redskins en 1967. Entre 1974 y 1990 registró 5 marcas adicionales.

Este fallo supone un paso más en la batalla que se inició hace 20 años, cuando en el año 1992 un grupo de activistas nativos americanos presentaron una solicitud de cancelación de las seis marcas registradas en base al artículo 2.a de la Ley de Marcas americana (Ley Lanham). De conformidad con este artículo, no pueden ser objeto de registro marcario aquellos términos que consistan o contengan un elemento inmoral, engañoso o escandaloso; aquellos términos que puedan sugerir de manera equívoca una conexión con personas, vivas o muertas, instituciones, creencias o símbolos nacionales, o supongan un menosprecio o descrédito de las mismas (…).

El fallo, que ha sido recurrido por el equipo de fútbol americano, supondría una vez sea definitivo la cancelación de las seis marcas federales y por lo tanto supondría la pérdida de la protección que este registro otorga al titular de las marcas. Sin embargo, el fallo pone de manifiesto de manera expresa que el mismo se refiere únicamente al registro de las marcas y los beneficios asociados a dicho registro, y no al uso de las mismas por parte de los Washington Redskins.