El Tribunal Supremo (TS) ha declarado nula, mediante sentencia de 14 de marzo de 2016, la resolución de 13 de diciembre de 2011 dictada por el director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) por considerarla contraria al ordenamiento jurídico.

Dicha resolución, confirmada por la Audiencia Nacional (AN) en sentencia de 29 de diciembre de 2014, estimaba la reclamación formulada contra Google Spain S.L. (Google Spain) e instaba a esta empresa, como representante en España de Google Inc., a que atendiese su derecho de cancelación del reclamante en relación con los datos personales que aparecían en el buscador Google utilizando su nombre y apellidos, recogidos en determinados blogs (el llamado derecho al olvido). La AN apoya su resolución en la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 13 de mayo de 2014, dictada en el asunto C‑131/12 (el conocido como “caso Google”).

En este contexto y tras analizar todas las circunstancias del caso, el TS entiende que Google Spain no puede considerarse responsable del tratamiento de los datos que se tratan a través del buscador Google, sino que dicho papel corresponde en exclusiva a Google Inc.

En base a ello, declara la nulidad de la resolución de la AEPD, toda vez que la misma atribuye responsabilidad a una mercantil que no es responsable ni corresponsable del tratamiento de datos efectuado a través del motor de búsqueda Google; y ello a pesar de que Google Spain había atendido directamente los derechos ejercitados por los afectados por el tratamiento en procedimientos administrativos anteriores, ya que no puede entenderse que Google Spain se haya convertido en responsable del tratamiento por la doctrina de los actos propios.

En respuesta a la sentencia, la AEPD ha emitido una nota informativa, señalando que la sentencia del TS se limita a aclarar que el destinatario de las solicitudes debe ser Google Inc. y que la forma en que los interesados pueden ejercer su derecho al olvido frente a Google se mantiene intacta y que podrán seguir solicitando igualmente la tutela de la Agencia en caso de considerar que su derecho no ha sido debidamente atendido.

Desde este blog seguiremos con interés cualquier futuro desarrollo que se pueda producir en relación con este asunto.