Nuevo pronunciamiento judicial, a sumar a la sentencia del TJUE de 10 de septiembre de 2015 (asunto TYCO), que valida la variabilidad de la institución “tiempo de trabajo ordinario” a los efectos de prever una retribución diferente.

Hace pocos días que se ha publicado una sentencia del Tribunal Supremo (TS) -aparecida en prensa y comentada en redes sociales- que estima un recurso presentado por ADIF contra la sentencia de la Audiencia Nacional (AN) que establecía que los periodos de descanso por refrigerio (de entre 20 y 30 minutos) que los trabajadores no pueden disfrutar por necesidades del servicio debían considerarse y pagarse como horas extraordinarias, ya que aumentaban la jornada ordinaria de trabajo de los empleados que no lo disfrutaban.

La sentencia del TS, de 12 de noviembre de 2015 (Recurso núm. 14/2015) y cuyo ponente es el magistrado Luis Fernando de Castro Fernández, resuelve el siguiente caso planteado:

Los trabajadores de ADIF que, por las características de su actividad, no pueden disfrutar del descanso de 20 minutos diarios para el refrigerio, venían percibiendo una compensación económica inferior al valor de la hora ordinaria. Al respecto, la Normativa Laboral de Renfe establece, en relación con los arts. 34.4 y 35.1 del Estatuto de los Trabajadores, que dichos descansos de 20 y 30 minutos se consideran tiempo de trabajo efectivo y que deben ser compensados mediante la retribución prevista en las tablas salariales del convenio colectivo.

Varios sindicatos (UGT, CCOO, SCF y CGT) promovieron demanda de conflicto colectivo contra ADIF solicitando que se declarase el derecho de los trabajadores a percibir una compensación económica igual o superior al valor correspondiente a la hora ordinaria.

La AN, en sentencia de 2 de julio de 2014, estimó la demanda, estableciendo que los periodos de descanso por refrigerio que no pueden disfrutarse por el/la trabajador/a deben considerarse horas extraordinarias ya que aumentan la jornada ordinaria de trabajo de los trabajadores que no los disfrutan.

Contra dicha sentencia se interpuso recurso de casación por la representación procesal de ADIF y el TS ha revocado la sentencia de la AN con los siguientes argumentos:

  • La “pausa del bocadillo” no disfrutada comporta un exceso sobre la jornada habitual ordinariamente exigible, que debe ser retribuida “no sólo con la remuneración propia del tiempo efectivo de trabajo y a través del pactado salario mensual, sino también con la cantidad adicional prevista para tal supuesto específico en la normativa convencional aplicable”. En el caso de ADIF, la Normativa Laboral de Renfe prevé una compensación para quienes no pueden disfrutar de ese descanso por las condiciones especiales de su servicio.
  • Sin embargo, tal exceso no puede ser calificado ni retribuido como hora extraordinaria en sentido estricto porque ya se encuentra incluido -y retribuido- en la jornada anual colectivamente pactada, que en ADIF es de 1720/1728 horas. Es decir, que se trata de un periodo de descanso no disfrutado pero que entra dentro del tiempo máximo de trabajo ordinario que se ha convenido colectivamente.
  • En conclusión, los trabajadores afectados tienen derecho, además de a la retribución ordinaria incorporada al sueldo mensual por tener la pausa del bocadillo consideración de tiempo efectivo de trabajo, a una retribución complementaria (prevista en las tablas salariales del convenio colectivo), pero no en concepto de hora extraordinaria (superior al precio de la hora ordinaria).

Más allá del pronunciamiento judicial concreto, cabe destacar que la sentencia no contenga reflexión alguna respecto a la adecuación a Derecho de que no se realice, compensándose, un descanso inter-jornadas, previsión ligada a la normativa (interna y comunitaria) en materia de Prevención de Riesgos Laborales.