Como ya se informó en alertas fiscales anteriores, el Modelo 720 podría ser declarado ilegal tal y como se encuentra regulado en la actualidad (ver Alerta Fiscal de 30 de noviembre de 2015).

Así, el pasado 24 de noviembre de 2015, la Comisión Europea comunicó el inicio de un procedimiento infractor contra España, al considerar que el Modelo 720 que deben presentar las personas físicas (ya sean nacionales o no) y jurídicas que tengan su residencia fiscal en territorio español, en relación con los bienes y derechos situados en el extranjero, puede ser contrario al Derecho de la Unión.

La aludida contrariedad con la normativa europea se basa en dos aspectos fundamentales que guardan relación con el régimen sancionador inherente a la falta de presentación del Modelo 720, a saber:

  • La desproporcionalidad de las sanciones establecidas para aquellos casos en los que no se ha procedido a la presentación del mencionado modelo o éste no se ha realizado en plazo; y
  • La calificación (en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas –“IRPF”- o en el Impuesto sobre Sociedades –“IS”-), como ganancia patrimonial no justificada de los activos situados en el extranjero que no han sido declarados o lo han sido fuera de plazo, imputándose éstos al último ejercicio no prescrito y, además, sancionando al 150% la infracción (salvo acreditación de adquisición de bienes con “rentas previamente declaras” o en condición de no residente fiscal en España).

En este contexto, y aun ante la posibilidad de que el Modelo 720 sea finalmente declarado contrario al Derecho de la Unión, en la actualidad los contribuyentes afectados deben continuar con la presentación de esta declaración informativa, al menos, hasta que la ilegalidad de esta exigencia sea confirmada y matizada.

Por lo anterior, es necesario recordar que el plazo para la presentación del mencionado modelo vence el próximo 31 de marzo de 2016 y que ésta debe efectuarse de forma telemática.