Como ya comentamos en una entrada anterior, el pasado 12 de julio de 2016 la Comisión Europea adoptó el Escudo de la Privacidad UE-EE.UU., reemplazando así la derogada Decisión Puerto Seguro que regulaba las transferencias de datos personales con fines comerciales entre la Unión Europea y los Estados Unidos.

Este nuevo sistema permite a las empresas europeas realizar transferencias de datos a empresas estadounidenses adheridas a los principios de protección de datos estipulados por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos y que son equivalentes a los establecidos por la normativa europea.

Desde el 1 de agosto de 2016, las empresas estadounidenses pueden adherirse a este sistema de auto-certificación. La lista de empresas que forman parte del “Privacy Shield” puede consultarse en este enlace.

Las transferencias internacionales a esas empresas, dentro del ámbito de su adhesión, no requerirán la autorización de la Agencia Española de Protección de Datos, pero sí deberán notificarse a la misma. Para ello, la Agencia Española de Protección de Datos ha habilitado la opción “EEUU – Escudo de Privacidad” dentro del apartado de transferencias internacionales del formulario de notificaciones telemáticas para la inscripción de ficheros.