El pasado 1 de noviembre, YouTube y la entidad de defensa los derechos de los autores en Alemania (GEMA) llegaron a un acuerdo que ponía fin a la disputa jurídica de siete años de duración que impedía a los internautas alemanes tener acceso a gran parte de los vídeos musicales contenidos en la plataforma virtual de YouTube.

Fue en el año 2009, momento en el que finalizó el contrato suscrito entre GEMA y YouTube, cuando ambas partes, al negociar las condiciones de un nuevo contrato, se enzarzaron en una discusión respecto de los derechos de autor de los contenidos musicales publicados en la conocida plataforma estadounidense. Ello conllevó que, a lo largo de estos años de conflicto, aquellos contenidos de YouTube que no hubieran sido publicados en el canal oficial de los artistas o la discográfica, en otras palabras, los vídeos que hubieran sido publicados por terceras personas, fueran bloqueados y, por consiguiente, su acceso fuera vetado a los internautas alemanes.

Además, la asociación de autores había acudido a los tribunales para tratar de poner fin a la disputa descrita e intentar que YouTube abonara una cantidad de 0,375 céntimos de euros por cada reproducción de la plataforma, aunque su petición no fue acogida por los tribunales alemanes.

Finalmente, y según se supo a principios de esta semana, ambas partes han logrado alcanzar un acuerdo que, como principal particularidad, regula la obligación de YouTube de entregar a GEMA una parte de sus ingresos por publicidad, así como un canon por los vídeos musicales que no presentan contenido publicitario.