La Comisión Europea (CE) ha anunciado por fin la culminación de las negociaciones del “Umbrella Agreement” (Acuerdo Paraguas) entre Estados Unidos y la Unión Europea, después de más de cuatro años desde que comenzaran.

El “Umbrella Agreement” pretende establecer un marco de cooperación para el intercambio de datos personales (nombres, direcciones y antecedentes penales, entre otros) para los fines de prevención, detección, investigación y persecución de delitos, incluyendo el terrorismo, y, una vez entre en vigor, dotará de legitimidad y garantías a las transferencias entre las autoridades policiales de la Unión Europea y Estados Unidos.

Uno de los aspectos más importantes del acuerdo es que dotará a los ciudadanos europeos de un instrumento para hacer valer sus derechos de protección de datos ante los tribunales de los Estados Unidos igual que si fueran ciudadanos estadounidenses (por ejemplo, en caso de que una autoridad estadounidense deniegue el acceso o rectificación de sus datos o los ceda ilícitamente).

Previamente a la conclusión del “Umbrella Agreement”, cuya firma deberá autorizar el Consejo Europeo a propuesta de la Comisión y con aprobación del Parlamento, el Congreso de los Estados Unidos tendrá que adoptar un proyecto de ley que garantice los referidos derechos a los ciudadanos europeos.