Click here to view images.

La Sala de Recursos de la OAMI acaba de pronunciarse de nuevo sobre el viejo debate entre marcas que consisten o contienen el nombre de zonas de producción de vinos y la propia zona de producción. En este caso, el conflicto se produjo entre la marca FONT DE LA FIGUERA (vino de la denominación de origen Priorat, de Cataluña) y uno de los municipios valencianos que más producción de vino aporta a la D.O. Valencia, como es LA FONT DE LA FIGUERA.

Una vez concedida la marca (el procedimiento de marca comunitaria, recordemos, no permite la oposición basada en motivos absolutos, tan sólo admite de tercero interesado un escrito de observaciones que la práctica nos confirma que deviene en inútil) se inició demanda de nulidad basada en las letras c) g) y j) del ordinal 1 del artículo 7 del Reglamento de Marca comunitaria.

En principio los ingredientes aparentaban claros en su concepción general: Identidad denominativa entre marca y zona de producción vinícola al amparo de una denominación de origen protegida; protección demandada para clase 33 (bebidas alcohólicas) donde se incluyen los “vinos”;  coincidencia con nombre del término municipal; así como indicación geográfica protegida por Acuerdos internacionales bilaterales.

No obstante, las apariencias sólo son eso, apariencias, y en primera instancia la OAMI resolvió a favor de la concesión de la marca. La Sala de Recursos ha modificado sustancialmente la decisión y aunque acoge alguno de los criterios de la División de Anulación, lo hace con ciertos matices no carentes de importancia:

  1.  Desestimación del 7.1.c): La División de Anulación entiende que no se ha probado que para el público relevante se asocie FONT DE LA FIGUERA con un término geográfico relacionado con un determinado producto. Para la Sala, en cambio, la desestimación de este motivo tiene otros razonamientos completamente distintos y llega a esta conclusión por la inclusión de un gráfico representativo de un árbol (una higuera y un puente de piedra) que desvirtúa la exigencia legal de “marcas compuestas exclusivamente por signos o indicaciones que puedan servir (…) para designar la procedencia geográfica del producto”.

Click here to view image.

Cierto es que la semántica no deja resquicio a la interpretación, y el término “exclusivamente” no admite matices. Pero, en Derecho, el tenor literal de la norma debe tener al menos un mínimo margen a la interpretación para evitar situaciones antijurídicas. ¿Debería entenderse el adverbio “exclusivamente” como “esencialmente”?
Si bien la decisión de la Sala es técnicamente correcta (¡qué difícil será pues la coincidencia exacta entre la denominación de un término municipal y una marca con estas reglas de juego!) nótese la peligrosidad de dejar la puerta abierta a situaciones que podrán comprometer en un futuro esta decisión mediante la introducción de pequeños elementos que anulen la identidad. La Sala, pues, si bien entiende que no es aplicable el art. 7.1.c), se aleja del elemento subjetivo que introduce la División de Anulación a la luz de la jurisprudencia del Tribunal General, cual es, el posible vínculo o expectativa de él en un futuro, entre el término geográfico y los productos en cuestión, centrándose en la contundencia del adverbio “exclusivamente”.
Nuestro punto de vista respecto la primera interpretación de la OAMI mediante la inclusión de elementos subjetivos es más apropiada para el estudio de la causa de nulidad establecida en la letra g), que sí introduce el concepto de error en el público, que en la letra c) cuyo texto legal no parece sugerir la necesidad de que el término geográfico aporte un plus de relación con el producto sino únicamente que sea capaz de indicar la procedencia del producto. Piénsese en la posible indefensión ante una marca para armas de fuego que reproduzca exactamente el nombre de una localidad conocida por su vertiente pacifista.
Por su parte, la rotundidad con la que la Sala establece el criterio de exactitud merece, de igual modo, una crítica por nuestra parte por cuanto que este análisis debiera, como todos en marcas, apreciarse de forma global y en el contexto en el que se enmarca.

  1. Desestimación del 7.1.g): La División de anulación, acoge el mismo argumento para la desestimación de la causa basada en la letra g) que para la letra c). Esta circunstancia deja sin aclarar si hay diferencias entre una y otra causa, tampoco aclarado por la Sala que no entra a valorar este extremo respecto los productos de la clase 33.  A pesar de que la Sala sí dedica la parte final para interpretar este artículo sólo lo hace, en cambio, para referirse a los servicios de la clase 35, afirmando que puede ofrecerse el servicio de venta al por menor, sin inducir a error, vendiendo vino procedente de La Font de la Figuera o mediante un establecimiento en esta localidad, por ejemplo, hipótesis que entendemos reprochable por cuanto que deja a la voluntad de la parte el cumplimiento o no de esta premisa legal lo que no debería ocurrir en el análisis de los motivos de denegación absolutos.
  2.  Estimación del 7.1.j): La división de Anulación entendió inaplicable este motivo de nulidad absoluto por cuanto que los Acuerdos bilaterales aportados por el CRDO Valencia (Acuerdos de la UE con Chile y Suráfrica) no se entendían aplicables entre miembros de la UE sino únicamente entre éstos y terceros países. Este criterio no es recogido por la Sala de Recursos sino que los entiende aplicables. Ahora bien; de nuevo la Sala vuelve a hilar fino en cuanto a la exigencia de coincidencia de la marca con la zona geográfica de protección protegida y así, dedica una buena parte de su argumentario a defender que el artículo “LA” que diferencia la marca solicitada (“FONT DE LA FIGUERA”) y la indicación geográfica protegida (“LA FONT DE LA FIGUERA”) no es suficiente para no afirmar que esencialmente son iguales.

Dado que el artículo 7.1.j) impide el registro tanto si la marca “incluye” como si “consiste” en una indicación geográfica protegida que identifique vinos y, por tanto, el razonamiento del ponente era del todo evitable, desconocemos si esta amplia explicación supone un aviso a navegantes que indique el rumbo a seguir por futuras solicitudes.