Instagram, la aplicación de fotografía móvil más popular del momento, ha decidido prohibir a todas aquellas aplicaciones de terceros que presten servicios o productos accesorios de Instagram utilizar los términos “insta” o “gram” para identificarse.

Así lo reflejan los recientes cambios introducidos en las políticas de uso del interfaz de programación de Instagram, más conocido como el API (Application Programming Interface). El API representa el cómo un software se comunica o interactúa con otro, permitiendo a los desarrolladores de terceras aplicaciones utilizar funciones predefinidas de un software previo. En este caso, se trata de la base del software de Instagram que las aplicaciones que prestan servicios o productos accesorios a Instagram utilizan.

Así pues, la conocida red social ha decidido restringir a todas aquellas aplicaciones de terceros basadas en Instagram que ofrecen servicios y productos accesorios a la famosa aplicación (como por ejemplo el poder subir fotos a Instagram directamente desde un ordenador o sincronizar las fotos de Instagram con una cuenta de Dropbox), el uso de los términos «insta» y «gram» para identificar sus aplicaciones.

De hecho, la aplicación para compartir fotografías ha dado un plazo de 48 horas a todos los desarrolladores de aplicaciones de Instagram para cambiar el nombre de las aplicaciones que incluyan alguna de estas dos palabras si quieren poder seguir utilizando el API de Instagram. Además, entre los cambios relativos a las condiciones de uso del API, destaca la prohibición de logotipo de Instagram.