Como ya es habitual para estas fechas, gracias al INDEX de Clarke, Modet & Cº España podemos hacer una previsión de cierre para 2016[1] de los principales indicadores de Propiedad Industrial que reflejan el desenvolvimiento de los solicitantes españoles.

View chart here

Previsión de cierre para 2016 de las solicitudes de diversas modalidades de Propiedad Industrial. Aquellas gestionadas por la EUIPO y la OMPI corresponden a las realizadas por solicitantes españoles. Fuente Elaboración propia sobre datos de OEPM[2], EUIPO y OMPI.

No siendo buenos los datos, debemos de reconocer que la evolución es mejor que la que reflejábamos en el periodo 2015/2014.

Dos datos preocupantes queremos destacar:

1.- Como en el periodo anterior, llamamos la atención sobre un hecho especialmente preocupante, nunca en la historia de la “patente moderna en España” se han solicitado menos patentes españolas per cápita. Ya el otro año acertamos al prever que se perdería la “línea de soporte” de las 3.000[3] patentes nacionales solicitadas y este año se repite esta previsión, aunque parece que hemos encontrado el suelo en torno a las 2800 patentes, a la espera de lo que nos depare la Nueva Ley de Patentes que, debemos recordar, entrará en vigor el próximo 1 de abril de 2017.

View chart here

Todos estos indicadores no tendrían una relevancia especial si no supiéramos que guardan una relación directa sobre los índices esenciales para el país, destacando los asociados a la competitividad.

2.- En este sentido si relacionáramos cada modalidad con el grado tecnológico de la naturaleza de la innovación realizada y el grado de internacionalización de la figura específica elegida, y la evolución que prevemos para 2016 en comparación con la marcha general de la economía española, podríamos dibujar un cuadro como este.

View chart here

Modalidades en función tecnológico de la naturaleza de la innovación realizada y el grado de internacionalización de la figura, en rojo aquellos que prevemos cierren 2016 con un desenvolvimiento bastante peor (con tasas negativas) que la evolución del PIB español, en naranja aquellos que los han hecho peor y en verde aquellos que lo han hecho mejor.

A la vista del gráfico podemos decir que España sí innova, pero puede que estemos perdiendo el tren en la I+D más tecnológica, y nos preocupan los indicadores de Marca Internacional (que no los europeos) y de Marca Española que en los últimos meses han empeorado sensiblemente.

Dada la importancia de estos indicadores estaremos especialmente atentos a la evolución que presenten los próximos datos adelantados que se publiquen.