El 2 de febrero de 2016, la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector de Hidrocarburos (la “ASEA”), publicó en el Diario Oficial de la Federación (“DOF”), el Acuerdo por el que se otorga validez y eficacia en el ámbito federal a las autorizaciones en materia de residuos de manejo especial de las actividades del Sector Hidrocarburos, expedidas por las autoridades ambientales de las entidades federativas (el “Acuerdo”).

Con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley de la ASEA (publicada en el DOF de 11 de agosto de 2014) y de su Reglamento Interior (publicado en el DOF de 31 de octubre de 2014), la gestión y otorgamiento de las autorizaciones en materia de residuos de manejo especial de cualquier naturaleza, correspondía a las autoridades ambientales de las entidades federativas, conforme a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos.

El artículo 95 de la Ley de Hidrocarburos señala que la industria del Sector Hidrocarburos es de exclusiva jurisdicción federal, por lo que el Gobierno Federal es competente para dictar las disposiciones técnicas, reglamentarias y de regulación en la materia, incluyendo aquellas relacionadas con el desarrollo sustentable, el equilibrio ecológico y la protección al medio ambiente en el desarrollo de esta industria. En ese sentido, corresponde a la Federación, a través de la ASEA, la expedición de las autorizaciones en materia de residuos de manejo especial del Sector de Hidrocarburos.

En consistencia con lo anterior, la ASEA determinó mediante el Acuerdo, que las autorizaciones en materia de residuos de manejo especial de las actividades del Sector Hidrocarburos, expedidas por las autoridades ambientales de las entidades federativas que se encontraban vigentes al 1 de marzo de 2015, cuentan con validez y eficacia en el ámbito federal en los términos y condiciones en que fueron emitidas, prorrogando su vencimiento natural hasta que la ASEA determine otras disposiciones administrativas en dicha materia.

El Acuerdo también confirma, que las restricciones, condiciones y requerimientos, técnicos y normativos para el goce y ejercicio de esas autorizaciones continuarán vigentes y serán exigibles a los titulares, en los mismos términos y condiciones en que fueron expedidos.