La reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil, vigente desde octubre 2015, introduce una modificación importante en el plazo de prescripción genérico previsto por el Código Civil. Esta modificación reviste una novedad importante bajo derecho español dado que reforma una disposición vigente desde 1889.

Continue reading article in English >>

Modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil

Una importante novedad que acompaña la entrada en vigor de la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil supone la modificación del plazo de prescripción genérico previsto por el Código Civil para las acciones personales que no tengan plazo especial (art. 1964 Cc). Este tipo amplio de acciones engloban las acciones nacidas de la celebración de contratos, como es la acción de responsabilidad por incumplimiento contractual. Tal modificación reviste una novedad importante bajo derecho español, dado que reforma una disposición vigente durante más de cien años, desde la entrada en vigor del Código Civil en 1889.

Modificación del plazo de prescripción genérico, aplicable a las acciones contractuales

Hasta el momento, dicho plazo general -de aplicación siempre que no existiera otro plazo más específico-, consistía en el holgado plazo de quince años.

Con la nueva modificación vigente desde el pasado 7 de Octubre de 2015, tales acciones pasan a prescribir a los 5 años, plazo que debe de computarse desde la fecha en que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación, tal y como precisa la reforma.

Igualmente se concreta de forma novedosa que en el caso de las obligaciones continuadas de hacer o de no hacer, dicho plazo comienza a contar cada vez que se incumplan.

Régimen transitorio

De forma transitoria la reforma analizada admite que las acciones derivadas de situaciones anteriores a la fecha de su entrada en vigor se sometan al plazo de 15 años, anteriormente aplicable, pero sin que su vencimiento pueda superar los cinco años a contar desde la entrada en vigor de la ley. Es decir, la fecha límite para el cómputo del plazo de prescripción de estas acciones, será en todo caso el 7 de octubre de 2020.

Exponemos a continuación dos ejemplos, con el fin de ayudar a la comprensión del alcance de la disposición transitoria analizada, dado que la remisión que realiza la nueva ley al artículo 1.939 del Código en cuanto al régimen transitorio de aplicación no ofrece a nuestro juicio toda la claridad que debería:

  • Ejemplo 1: si existe una acción que a la fecha de entrada en vigor de la reforma ya tenía un plazo consumido de 14 años, la acción prescribirá al año, en virtud del anterior plazo de prescripción (15 años).
  • Ejemplo 2: Sin embargo, una acción que a fecha de la entrada en vigor de la reforma tiene un plazo consumido de sólo 3 años, a raíz de una situación anterior a la reforma, prescribirá a los 5 años desde la entrada en vigor de la reforma: es decir, el 7 de Octubre de 2020, “perdiendo” por lo tanto siete años adicionales que hubiera tenido bajo la anterior regulación

De ésta forma, resulta que la reforma despliega efectos no sólo desde su fecha de entrada en vigor, sino también de forma retroactiva, pues afecta a situaciones y acciones nacidas antes de la aplicación temporal de la nueva redacción del artículo. Como hemos visto, tales acciones pueden ver reducido su plazo original de prescripción.

Otros plazos de prescripción más específicos, como el aplicable al contrato de seguro, no sufren modificaciones

Dado que éste plazo de prescripción para acciones personales es de carácter genérico, y si bien es de aplicación a las acciones personales derivadas de la celebración de contratos, no es de aplicación a las acciones derivadas de los Contratos de Seguro. Para éste tipo de contratos siguen prevaleciendo los plazos específicos establecidos por el artículo 23 de la Ley del Contrato de Seguro –no alterada a éste respecto-, de dos años en el caso de los seguros de daños y de cinco en el caso de los seguros de personas. Seguirán por lo tanto aplicándose éstos plazos especiales de prescripción para las acciones que se ejerciten entre asegurador y asegurado sobre la base del clausulado de las pólizas suscritas.

Cabe recordar finalmente que en cuanto al plazo de prescripción de acciones de responsabilidad civil extracontractual por culpa o negligencia, dicho plazo no ha sido modificado, y por lo tanto permanece inalterado en un año (art. 1968 Cc).