El Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica (en adelante, “AACUE” por sus siglas) regula las relaciones entre Centroamérica y la Unión Europea (UE). Tiene tres ámbitos o “pilares”: diálogo político, cooperación y la creación de una zona libre comercio entre los países de Centroamérica y la UE. En este artículo se enfocará en comentar a grandes rasgos el último de estos pilares desde la posición de Costa Rica, el cual entró a regir para Costa Rica a partir del 1º de octubre de 2013.

De acuerdo con las cifras más recientes publicadas por el Ministerio de Comercio Exterior de Costa Rica, el comercio de nuestro país con la UE ha venido aumentando de manera sostenida en los últimos diez años, pasando de unos US$1.650 millones en 2002 a unos US$3.300 millones en 2012. Esto convierte al bloque europeo en el segundo socio comercial de Costa Rica después de los Estados Unidos de América. La UE recibe aproximadamente el 18% de las exportaciones de Costa Rica, de ellas un 1,2% va con destino a Italia.

La misma fuente reseña que los principales productos de exportación de Costa Rica hacia el mercado europeo son los siguientes: procesadores y controladores; piñas; bananos; café sin tostar ni descafeinar; jeringas; artículos y aparatos de prótesis; instrumentos y aparatos de medicina, cirugía y veterinaria; jugos de piña; melones; follajes; hojas, ramas y partes de plantas; plantas vivas; compotas, jaleas y mermeladas; azúcar de caña; partes y accesorios de cámaras, entre otras. Para Costa Rica y las empresas costarricenses esto es crucial, pues permite el acceso a un mercado de 27 países con casi 500 millones de consumidores de alto poder adquisitivo.

En la otra dirección, las importaciones principales desde la UE hacia Costa Rica son: medicamentos; contenedores; vehículos; antisueros; preparaciones alimenticias; fungicidas; generadores de corriente alterna; tractores; turbinas y ruedas hidráulicas; vacunas; whisky, entre otras. Esto representa alrededor del 7,5% de las importaciones de Costa Rica.

En términos de inversión extranjera directa, la UE representa igualmente un importante socio comercial para Costa Rica, puesto que alrededor del 21% de dicha inversión proviene de la UE. De esa inversión, aproximadamente el 3% proviene de Italia.

En síntesis, vemos que para Costa Rica la relación con la UE es clave dentro de su proyección comercial internacional. A su vez, Italia es un jugador importante para Costa Rica dentro de esta perspectiva.

Partiendo de lo anterior, el AACUE servirá como un instrumento para profundizar y apuntalar la relación Costa Rica – UE. Por ejemplo, desde la óptica de acceso a mercados el AACUE representa una mejora importante de las condiciones de ac- ceso de bienes y servicios al mercado de la UE. El llamado “Sistema Generalizado de Preferencias” (en adelante, “SGP”) definió durante décadas los términos en los cuales los bienes y servicios centroamericanos ingresaban a Europa. No obstante, el SGP tenía carácter de concesión unilateral, no de acuerdo internacional. Con el AACUE, no solo se consolidan las concesiones del SGP sino que se abren nuevas oportunidades de ingreso al mercado europeo para otros productos tales como azúcar, carne, yuca, textiles y otros. Como otro ejemplo y desde la perspectiva del consumidor en Costa Rica, el AACUE también presenta ventajas. Ingresarán a Costa Rica productos de consumo a mejores precios, pues no pagarán impuestos de importación. Tal es el caso de bienes como pastas rellenas, aceite de oliva, aceitunas, manzanas, y vinos.

El AACUE consolida las bases de la relación comercial entre Centroamérica y la UE, por lo que bien harían los empresarios en aprovechar las oportunidades que brindan estos mercados dentro del marco de este tratado internacional.

Artículo publicado en la revista Attualità, Edición Nº1.  Octubre-Diciembre 2015