En el mes de febrero se inició la ejecución del proyecto que crea el Servicio de Administración de Rentas (SAR) en Honduras. El 16 de marzo se cerraron temporalmente las oficinas de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) para dar paso a la creación de una nueva Administradora Tributaria, bajo el argumento de mejorar la política de recaudación de impuestos.

Este proyecto fue asesorado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT). La creación del SAR toma como referencia el modelo ecuatoriano. El diagnóstico en poder del BID, el CIAT y Ecuador revela que el principal problema de la administración tributaria de Honduras es la insuficiente recaudación debida a la ineficacia de los procesos tributarios (inscripción, declaración, facturación, fiscalización y cobranza), a la baja calidad de la información, que no es confiable ni oportuna para fiscalizar y cobrar los tributos, y a la baja profesionalización del personal.

Aunado a los cambios mencionados, también se espera un nuevo Código Tributario que vaya de la mano con el Servicio de Rentas y que mejore la recaudación de impuestos.