Recientemente se ha publicado la sentencia dictada por el Tribunal Supremo, Sala de lo Social, de fecha 3 de febrero de 2016, por la que el Alto Tribunal rectifica su doctrina y declara la compatibilidad entre la percepción del subsidio de desempleo para mayores de 52 años y el rescate de un Plan de Pensiones.

El principal argumento que utiliza el Tribunal Supremo para desdecirse de su anterior doctrina (STS 18/04/2007) y para determinar que no existe incompatibilidad entre ambas percepciones es que, en realidad, el Plan de Pensiones no supone un ingreso y que, por el contrario, únicamente supone la sustitución de un elemento patrimonial por otro.

En palabras del propio Tribunal, “con el rescate del Plan de Pensiones la actora no ha ingresado en su patrimonio nada que no tuviera ya” sino que “ha sustituido un elemento patrimonial (el Plan de Pensiones) por otro (el dinero obtenido por el rescate del citado Plan), siendo lo único relevante, a los efectos ahora examinados, la ganancia, plusvalía o rendimiento que le haya podido reportar el citado Plan”.

Ahora bien, el TS sí que especifica que a efectos de ingresos incompatibles con la percepción del subsidio tiene relevancia la ganancia, la plusvalía o el rendimiento que haya podido generar el Plan de Pensiones. Por lo que, en este sentido, será necesario tener en cuenta las ganancias derivadas del Plan de Pensiones al objeto de determinar si estas ganancias o rentas superan el 75% del salario mínimo interprofesional, sin tener en cuenta las dos pagas extraordinarias que la normativa de aplicación fija como límite para considerar si una percepción es indebida y si por lo tanto resulta incompatible con el subsidio.

Si bien la sentencia se pronuncia sobre el supuesto concreto de un subsidio de desempleo para mayores de 52 años, hoy en día ya no existe este tipo de subsidio al haberse incrementado la edad de acceso al mismo hasta los 55 años tras la reforma laboral operada por el Real Decreto-ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad.

En todo caso, tratándose de los mismos requisitos económicos para su percepción, parece que esta sentencia también será aplicable en este tipo de subsidio, vigente en la actualidad

Cabe indicar a modo de ejemplo que, entre otros, hoy en día el subsidio de desempleo para mayores de 55 años es compatible con:

  • El trabajo retribuido por cuenta ajena a tiempo parcial, incluso con un contrato por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores a tiempo parcial, sin perjuicio del descuento correspondiente en la cuantía del subsidio y de su cómputo como renta de los rendimientos derivados de dicho trabajo.
  • La indemnización que proceda por extinción del contrato de trabajo.
  • La pensión de jubilación parcial y las pensiones o las prestaciones de carácter económico de la Seguridad Social que hubieran sido compatibles con el trabajo que originó la prestación o el subsidio por desempleo.
  • Las becas y ayudas que se obtengan por asistencia a acciones de formación ocupacional o para realizar prácticas en entidades públicas o privadas que formen parte del plan de estudios y se produzcan en el marco de colaboración entre dichas entidades y el centro docente de que se trate.
  • La realización de trabajos de colaboración social.
  • Las prestaciones de la Seguridad Social por hijo a cargo.
  • El ejercicio por elección o designación de cargos públicos o sindicales retribuidos que supongan dedicación parcial, sin perjuicio del cómputo como renta de dichas retribuciones y de las correspondientes deducciones en la cuantía del subsidio.

Por lo tanto y en definitiva, el presente pronunciamiento deja una puerta abierta a que los perceptores de este subsidio y que hasta ahora tenían que agotar el mismo para acceder al Plan de Pensiones, puedan recuperar sus ahorros en momentos de necesidad, incluso durante la percepción del subsidio.