Donald Trump, candidato a la nominación republicana para la candidatura a la presidencia de Estados unidos, es un personaje que ha hecho de su discurso crítico -e incluso a veces ofensivo- una de sus banderas. Así, sus rivales han visto como Trump popularizaba motes como "mentiroso" ("lyin'"), pequeñín ("little") o "tramposa" ("crooked"). Ese enfoque no tan sólo ha movilizado a una gran masa de votantes, sino que también ha tenido un efecto colateral consistente en la multiplicación de registros de nombres de dominio y sitios web basados en esos apodos.

Ninguno de los rivales a los que se enfrenta Trump en la carrera hacia la Casa Blanca se ha librado de sus chanzas, ni tampoco de los correspondientes registros de dominios basados en sus respectivos motes. Así, Ted Cruz -al que Trump suele referirse como "Lyin' Ted" (Ted el mentiroso) ha podido constatar como un tercero ha registrado el nombre de dominio lyinted.com, el cual está conectado a un sitio web crítico contra el político tejano. No obstante, no se trata de un caso aislado: el nombre LYIN' TED se encuentra igualmente registrado como dominio .org, .info o .US, redirigiendo en todos los casos al mismo sitio web crítico. De hecho, incluso un ex-marine, actualmente dedicado a labores de ingeniero informático, se ha valido del dominio lyinted.net para dar difusión a su curriculum personal.

Problemas parecidos está afrontando Marco Rubio, senador por Florida e igualmente implicado en la carrera para obtener la candidatura republicana a la presidencia. Trump se ha referido de forma recurrente a él como "Little Marco" (el pequeño Marco), lo cual no ha pasado desapercibido en el mundo de los dominios. Efectivamente, actualmente existen más de veinte nombres de dominio basados en el nombre LITTLE MARCO, teniendo la mayoría una relación directa con el apodo inventado por Trump respecto del Senador Cruz. Así, por ejemplo, el dominio byelittlemarco.com (adios, pequeño Marco) está conectado a una tienda online en la que se pueden adquirir camisetas con caricaturas ridiculizando al candidato. En otros casos la rivalidad contra Trump de Ted Cruz y Marcos Rubio ha dado lugar a registros como lyintedandlittlemarco.com (Ted el mentiroso y el pequeño Marco), el cual se encuentra igualmente replicado en dominios .net, .org y .info.

Los políticos republicanos no han sido los únicos afectados por esta marea de registros. Hillary Clinton, la probable candidata demócrata a la presidencia estadounidense, también ha sido objeto del ácido discurso de Trump, el cual ha acuñado el mote "Crooked Hillary" (Hillary la tramposa). Pues bien, actualmente el dominio crookedhillary.com se encuentra no tan solo registrado, sino conectado a un sitio web supuestamente crítico (y tal suposición se deriva del hecho que el nombre de dominio en cuestión se ofrece públicamente en venta en la misma página web). El mismo nombre -Crooked Hillary- se encuentra registrado como dominio .net, .org o .us, albergando desde sitios de venta de dominios a páginas de análisis de los escándalos políticos en los que se han visto implicados tanto Trump como Clinton.

Trump no ha sido ajeno a toda esta vorágine. Más bien todo lo contrario: actualmente existen más de 500 dominios basados en el nombre "Donald Trump" (incluyendo dominios claramente críticos contra el magnate como antidonaldtrump.com o beatdonaldtrump.com) y casi 300 dominios basados en el nombre "Donald J. Trump" (entre los que se encuentran dominios tan explícitos como impeachdonaldjtrump.comihatedonaldjtrump.com o fuckdonaldjtrump.com).

Si bien en las urnas todavía estamos lejos de poder conocer quién resultará ganador, lo que es evidente es que el proceso de elección tiene al registro de dominios y a la economía digital en general como la gran beneficiada.