Tras la publicación de los textos jurídicos relativos al “EU-U.S. Privacy Shield” (o “Escudo de Privacidad UE-EE.UU.”), sobre la que ya informamos en una entrada anterior, el pasado 13 de abril el Grupo de Trabajo del Artículo 29 (“GT29”) se ha pronunciado sobre este nuevo marco legal para la realización de transferencias de datos personales a los Estados Unidos.

El GT29 considera que se han realizado mejoras significativas respecto de la Decisión de Puerto Seguro (invalidada por la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 6 de octubre de 2015, que analizamos en el blog), pero le preocupan diversos aspectos de este nuevo marco legal; entre ellos, los siguientes:

  • Determinados principios clave de la normativa de protección de datos europea (tales como la limitación de las finalidades del tratamiento, o la retención de datos) no se han reflejado en los textos del Privacy Shield o se han sustituido por alternativas no del todo adecuadas.
  • Los textos no ofrecen el suficiente detalle para garantizar que el acceso a los datos por parte de las autoridades estadounidenses responda a los principios de proporcionalidad y necesidad.
  • Las transferencias ulteriores desde los Estados Unidos a terceros países deberían gozar de la misma protección que se pretende que exista para las transferencias desde la Unión Europea a los Estados Unidos; de lo contrario, se permitiría sortear el sistema.
  • Los mecanismos a los que pueden recurrir los interesados para hacer valer sus derechos son excesivamente complejos y, por tanto, en la práctica podrían resultar ineficaces.
  • La figura del Defensor o Mediador (“Ombudsperson”) podría no tener la independencia o los poderes suficientes para ejercer su labor.

El GT29 solicita a la Comisión Europea que tenga estas y otras cuestiones en cuenta, para que el “EU-U.S. Privacy Shield” ofrezca un nivel de protección equivalente al que existe en Europa. No obstante, dado el carácter consultivo del GT29, la Comisión no tiene obligación de atender a sus observaciones.

La declaración completa del GT29 puede leerse aquí.