El Tribunal Supremo estima que no tiene legitimación activa para impugnar un despido colectivo un sindicato al cual solo están afi liados 2 trabajadores –que representan el 1,48%– y que carece de representantes unitarios en la empresa. En suma, no existe interés directo o vínculo sufi cientemente justifi cativo de la concreta acción ejercitada.

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 19 de julio de 2016 >>

El sindicato solicita la declaración de nulidad o, subsidiariamente, la improcedencia de un despido colectivo que afectaba a 20 trabajadores en una empresa de 135 empleados.

De acuerdo con el artículo 124.1 LRJS, cuando la impugnación sea formulada por los representantes sindicales, éstos deberán tener implantación sufi ciente en el ámbito del despido colectivo.

En el presente caso, el Tribunal estimó la excepción de falta de legitimación activa, ya que el sindicato demandante no tenía más que dos afiliados (1,48%) entre los 135 trabajadores, careciendo, asimismo, de representación en el comité de empresa. Así, de las modestas cifras participativas no era posible inferir que existiera un interés directo del sindicato o, lo que es lo mismo, un nexo o vínculo sufi cientemente justifi cativo de la concreta acción ejercitada. 

Tampoco es posible acoger el argumento de que un miembro del comité de empresa que formaba inicialmente parte del mismo por otro sindicato y que posteriormente se afilió al sindicato demandante, pueda considerarse a estos efectos como miembro de dicho comité por este último sindicato, incluso si ya pertenecía a éste cuando se inició el procedimiento de regulación de empleo.