El Ministerio de Empleo y Seguridad Social publicó el 11 de enero una nota de prensa con información estadística sobre los datos registrados acerca de los convenios colectivos de empresa y de ámbito superior a la empresa, durante el pasado año 2015. Entre los principales datos que nos ofrece la citada publicación nos encontramos con los siguientes:

  • Que la variación salarial media pactada al alza para los convenios con efectos económicos conocidos y registrados hasta el pasado 31 de diciembre asciende a 0,74% de media (0,49% para los convenios de empresas y del 0,75% para los de ámbito superior a la empresa).
  • Que la jornada media pactada se sitúa en 1.758,60 horas al año por trabajador. Para los convenios de empresa, el número de horas se sitúa en 1.710,50, mientras que para los de ámbito superior a la empresa asciende a 1.761,50 horas.
  • Que el número de convenios colectivos con efectos económicos registrados hasta el 31 de diciembre de 2015 ascendió a 2.268 (incrementándose este número en un 31,3% con respecto a 2014). Del total de convenios, el 73,5% son de empresa y el 26,5% restante corresponde a convenios de ámbito superior al empresarial.
  • En el año 2015 se han registrado 1.437 inaplicaciones de convenios. El 90,6% se han producido con acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores durante el período de consultas. El 84,4% de las empresas que han presentado solicitudes de inaplicación son pequeñas empresas (cuentan con plantillas de menos de 50 trabajadores) y en el 90,6% de los casos se ha producido un “descuelgue” de la cuantía salarial pactada en convenio.

De la anterior información podemos extraer tres grandes conclusiones: (i) que ha existido una tímida tendencia al alza en la variación salarial en los convenio registrados hasta diciembre de 2015; (ii) que ha aumentado el número de empresas que han negociado y registrado convenio colectivo propio durante el último año; y (iii) que las empresas han acudido a la vía legal del descuelgue salarial (art. 82.3 del Estatuto de los Trabajadores) para dejar de aplicar, temporalmente, los salarios impuestos por los convenios de ámbito superior.

 De este modo, los datos ofrecidos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ponen de manifiesto que el instrumento de flexibilidad interna consistente en la inaplicación de las condiciones de trabajo previstas en el convenio colectivo ha resultado de gran utilidad y que ha sido altamente eficaz de cara a permitir, en el ámbito empresarial, los ajustes que imponía el mercado. Así como que cada vez más empresas han optado por negociar convenios propios de ámbito empresarial o de centro de trabajo, otras de las medidas fomentadas por la Reforma Laboral de 2012.

Cada vez más empresas buscan una regulación concreta y acorde con sus necesidades negociando un convenio propio

En efecto, los datos confirman que cada vez más empresas escapan de la aplicación de convenios de ámbito superior y buscan una regulación más concreta y acorde con sus necesidades negociando un convenio propio.

En este sentido, son las pequeñas empresas (que representan el 98% del tejido industrial de nuestro país) las que más han procedido a inaplicar las condiciones salariales previstas en los convenios durante este pasado 2015.

Por último, cabe resaltar que desde que el convenio de empresa tiene prioridad aplicativa sobre los convenios de ámbito superior – en materias como jornada, salario, conciliación, etc. –, no cabe duda que ha resultado una medida muy favorable al permitir adaptar las condiciones laborales a las necesidades particulares de cada empresa.