El 12 de julio de 2016 la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha multado con una total de más de 1,2 millones de euros a cuatro concesionarios de VOLVO y a una empresa de estudios de mercado por llevar a cabo acuerdos prohibidos por el artículo 1 de la Ley 15/2007, de Defensa de la Competencia (LDC). No obstante, en este caso el Consejo de la CNMC ha decidido que no procedía sancionar a ninguno de los directivos implicados.

La mayor multa ha recaído en SERVAUTO CENTROMOTOR, S.A. con 464.971 euros, seguida por AUTO ELIA, S.L. con 391.171 euros, BATTICALOA INVERSIONES, S.L. con 215.592 euros, TIBERMOTOR SUR, S.L. con 192.104 euros, y A.N.T. SERVICALIDAD con 16.571 euros.

El expediente se originó cuando la CNMC tuvo acceso a determinada información relacionada con posibles prácticas anticompetitivas y decidió llevar a cabo inspecciones en la sede de A.N.T SERVICALIDAD, alias “el cliente indiscreto”, los días 4 y 5 de junio de 2013.

Tras su investigación, la CNMC ha concluido que, entre octubre de 2009 y diciembre de 2011, los cuatro concesionarios intercambiaron información comercialmente sensible y acordaron la fijación de precios y otras condiciones comerciales. Además, contrataron a una empresa de estudios de mercado, A.N.T SERVICALIDAD, para hacer seguimiento de sus acuerdos. Según la CNMC, el cártel actuaba en la Comunidad de Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha, si bien sus integrantes se referían al mismo como “Volvo Madrid”.

Cabe resaltar que en esta resolución el Consejo de la CNMC, en contra de lo propuesto por la Dirección de Competencia, concluye que no procede declarar responsables a ninguno de los directivos implicados. En concreto, la Dirección de Competencia proponía imponer una sanción individual, en virtud del artículo 63.2 de la LDC, al Director General de TIBERMOTO, considerando que su participación había sido determinante para constituir el cártel, al asumir tanto las labores de coordinación como de supervisión necesarias para hacer seguimiento de los acuerdos adoptados.

No obstante, el Consejo de la CNMC ha concluido finalmente que no procede la imposición de una sanción individual en este caso al considerar que, aunque el Director General de TIBERMOTO tuvo una participación acreditada en los acuerdos sancionados, no tuvo un papel “determinante” ni particularmente relevante para el diseño e implementación de los mismos, sino que se limitó  a ser un mero interlocutor de los concesionarios frente a A.N.T SERVICALIDAD.

Por lo tanto, de acuerdo con el Consejo de la CNMC, aunque su función de interlocución haya facilitado la dinámica de la conducta, su intervención ha sido esencialmente pasiva y no se puede considerar que haya resultado en la infracción ni que haya aumentado la gravedad de la misma.

Durante este año, la CNMC ha impuesto multas individuales a directivos en dos de sus resoluciones sancionadoras (S/DC/0504/14 AIO y S/0519/14 INFRAESTRUCTURAS FERROVIARIAS), en línea con lo anunciado en su Plan de Actuación para 2016. Se trata de una sanción que si bien se encontraba prevista en la normativa, hasta este año se había aplicado en contadas ocasiones. Por ello, resultan de gran interés las apreciaciones que hace el Consejo de la CNMC en este caso, en relación con las circunstancias en las cuales procede imponer sanciones individuales a los directivos implicados en conductas anticompetitivas.

La resolución de 12 de julio de 2016 (S/0506/14 Concesionarios VOLVO) está disponible en el siguiente enlace:

https://www.cnmc.es/es-es/buscadordeexpedientes.aspx?num=S%2fDC%2f0506%2f14&ambito=Conductas