Algunas voces argumentan que los planes de reducir el número de carriles de Biscayne Boulevard  para crear una rambla y ciclovías en el centro de Miami ponen en evidencia la necesidad de contar con opciones de transporte público.

Los conductores de Miami-Dade necesitan desesperadamente opciones de transporte público que reduzcan las horas al volante, mejoren toda una serie de temas relacionados con la calidad de vida y fomenten el desarrollo económico. Los embotellamientos constantes que deben soportar incluso los visitantes (como los que se encuentran en la ciudad para la exposición Art Basel), puede ser un elemento esencial que permita a Miami-Dade vender a inversores privados la idea de colaboraciones público-privadas (“P3″) para proyectos de transporte. Las frustraciones creadas por los atascos que provoca el denso tráfico de Miami pueden transformarse en la fuente de flujo de caja que resulta clave para llevar a cabo un proyecto P3 exitoso y que permitiría que el gobierno local lograse “vender” la idea al sector privado. Actualmente, existe una oportunidad de recapitalizar la infraestructura de Miami por medio de un P3 que ofrezca una ampliación de las opciones de transporte público e incorpore diseños modernos y técnicas operativas innovadoras. Miami tiene un potencial único para atraer inversiones. De contar con una alternativa, es posible que tanto los turistas como los residentes de Miami decidan abstenerse de usar sus automóviles y hagan que aumente significativamente la cantidad de pasajeros, que es uno de los elementos que los inversores tendrán en cuenta a la hora de juzgar la capacidad de un sistema P3 de transporte público de generar ingresos estables y predecibles.

Un P3 es diferente de los contratos y métodos de adquisición gubernamentales tradicionales, ya que involucra a más partes interesadas y se caracteriza por brindar un flujo de ingresos seguro y a largo plazo. Uno de los requisitos indispensables para contar con inversiones privadas es la capacidad de generar un nivel de ingresos que compense de forma apropiada el nivel de riesgo. Eso es lo que determina la viabilidad financiera del proyecto y su conveniencia desde el punto de vista económico. Los costos e ingresos de un proyecto P3 afectan a los gastos, la proporción del capital que es deuda en vez de capital social, las tasas de interés y los plazos de vencimiento de la financiación. Cada uno de dichos factores puede ajustarse para dividir el riesgo apropiadamente entre el sector público y el sector privado, pero uno de los principales factores determinantes consiste en precisar si los activos van a generar suficiente capital para pagar la deuda.

El aumento de la población de Miami provocará un crecimiento de la cantidad de negocios, eventos, actividades al aire libre, atracciones y del volumen de tráfico. Tal como precisamos anteriormente, el desarrollo orientado al transporte es crucial para el crecimiento metropolitano. En estas circunstancias, es posible que resulte más fácil de lo que se estimaba conseguir el flujo de caja estable a largo plazo que se necesita para estructurar y financiar un proyecto P3 en Miami. A medida que Miami-Dade sigue desarrollando su núcleo urbano y amplía las conexiones entre las diferentes zonas del condado y con el condado de Broward, se está tornando en un lugar idóneo para un proyecto de transporte P3 viable desde el punto de vista financiero que tendrá suficiente flujo de caja para cubrir sus gastos y las condiciones que requieren sus inversores de deuda y capital.

Gracias a la cantidad récord de visitantes alcanzada el año pasado y la creciente población de inmigrantes, el sur de Florida sigue siendo un mercado prometedor para los inversores que requieren garantías a la hora de analizar los riesgos inherentes a los proyectos P3 y asegurar un flujo seguro de ingresos. Tal como se explica en la revista Executive South Florida Magazine, el gobierno por sí solo no se puede mover lo suficientemente rápido como para dar abasto al crecimiento de la población, y la región del sur de Florida “está a punto de llegar a una nueva época en la que las personas que conducen a diario a sus trabajos y otros viajeros tendrán acceso a opciones más idóneas de llegar a sus destinos sin inconvenientes”. Ahora es un momento oportuno para que el sector privado explore las opciones de financiar proyectos P3 en el ámbito del transporte en el sur de Florida.