La era de las contraseñas se está quedando atrás. O, al menos, esa es la intención de algunas empresas que, como Amazon, buscan otras formas para verificar la identidad del usuario.

La compañía estadounidense presentó hace meses -aunque se ha hecho pública esta semana-, un nuevo sistema de pago, que requiere que los usuarios se hagan un "selfie" y guiñen un ojo para poder completar sus compras.

El sistema, denominado "Análisis de Imágenes para la Autenticación del Usuario", utilizaría el reconocimiento facial y compararía el "selfie" con una foto del usuario que ya estuviera en su archivo. Así se desprende de la documentación de la patente solicitada por Amazon Technlogies, Inc. y que está disponible en el siguiente enlace.

Como indica Amazon en la solicitud de patente, "las contraseñas pueden robarse o ser descubiertas por otras personas que pueden hacerse pasar por el usuario, suplantándolo en una gran variedad de procesos, pero no es fácil falsificar un rostro en 3D capaz de guiñar el ojo o parpadear". Con este sistema, se pretende mejorar las vulnerabilidades que, en el pasado, se han detectado respecto a los sistemas de reconocimiento facial, obligando al usuario a gesticular delante de la cámara.

Habrá que ver si este sistema se convierte en realidad y, si lo hace, las implicaciones jurídicas que se derivan en diferentes ámbitos (como protección de datos, derecho a la propia imagen, etc).