La Ley de Garantías Mobiliarias entró en vigencia el 20 de mayo de 2015, concebida para promover el acceso al crédito a personas o pequeñas y medianas empresas que no poseen bienes tradicionalmente otorgados como garantía, tales como automotores, aviones y buques.

La Ley también ha creado un nuevo Sistema de Registro de Garantías Mobiliarias para inscribir una mayor variedad de bienes que pueden ser ofrecidos en garantía por potenciales deudores, los cuales incluyen tangibles e intangibles, facturas, propiedad intelectual, cuentas por cobrar y, esencialmente, cualquier objeto, derecho o contrato con un valor económico.

Como efecto inmediato de la Ley, algunos bienes actualmente inscritos bajo el régimen tradicional de prenda (equipo agrícola, obra civil, remolques) quedaron sujetos al nuevo régimen y debieron trasladarse al Sistema antes del 20 de octubre 2015. Este traslado permitiría que los acreedores puedan mantener su derecho de prelación y así evitar perder la prioridad para reclamar sus derechos sobre las garantías registradas en caso de incumplimiento de los deudores.

Sin embargo, muchos interesados no fueron advertidos oportunamente sobre algunos requisitos previos al registro, como la solicitud de cédula de persona jurídica costarricense para sociedades extranjeras y el registro de acreedores para personas jurídicas, impidiendo completar el traslado a tiempo