A lo largo de la semana pasada, los medios de comunicación se han hecho eco de las conclusiones de informe del World Economic Forum titulado 'The Future of Jobs', que vaticina una pérdida de empleo neta de cinco millones de puestos de trabajo en los próximos cinco años como consecuencia de lo que él mismo denomina 'Cuarta Revolución Industrial'

El informe está bien estructurado y denota un esfuerzo relevante a la hora de realizar una previsión sobre una cuestión tan endiabladamente compleja y controvertida. Los avances en computadoras y programación están llegando a prácticamente todos los ámbitos de la economía y en muy poco tiempo llegarán a aquellos ámbitos en los que actualmente no son apreciados. Sin embargo, hacer una previsión de futuro resulta más complejo ahora.

Un motivo esencial para esta dificultad radica en la aplicación de la famosa Ley de Moore, que se ha venido cumpliendo desde 1965. Conforme a esta ley, el poder de computarización se dobla entre cada 18 a 24 meses. Moore introduce una idea nueva: la idea de que el avance tecnológico es exponencial.

Moore introduce una idea nueva: la idea de que el avance tecnológico es exponencial

Nos encontramos en un escenario de desarrollo nuevo en la historia, más poderoso que cualquier avance conocido hasta ahora por ser éstos “solo” lineales. De ahí que muchos pensadores resalten una idea esencial: la revolución actual es diferente a cualquiera anterior y se pone ahora en duda si los avances en máquinas han traído consigo una mejora en el número de empleados y en la calidad de su trabajo.

Hasta el momento, se ha cumplido la frase de “it is not about jobs, it is about work” para defender que la automatización y sustitución del hombre por las máquinas en algunas tareas no han eliminado “trabajo” sino “puestos”, dado que el trabajo ha adquirido otro contenido y se han generado puestos que antes no existían.

Si estáis interesados en estas materias disfrutaréis enormemente leyendo cualquiera de estas dos publicaciones recientes“The Rise of Robots” de Martin Ford o “Humans need not to apply” de Jerry Kaplan, escritos ambos en 2015. Sus páginas se hacen eco de otras publicaciones importantes y ya clásicas para entender esta materia, como la controvertida “The Singularity is Near” de Raymond Kurtzweil (2005).

Descubriréis que no se trata de hablar de robots, de inteligencia artificial, de “machine learning”, de impresoras 3D, de “big data” o de biotecnología. Se trata de la interconexión entre todas estas disciplinas, a la luz de la citada Ley de Moore, y su aplicación a las tareas que conocemos ahora.

No me cuesta mucho pensar en mi propia actividad si analizo los constantes avances en Inteligencia Artificial que han propiciado distintos programas que ya se aplican a muchas tareas intelectuales. Los sectores de la salud, finanzas, educación, gestión de personal, consultoría, selección de personal conforman un lista creciente de la que, potencialmente, nadie está excluido.