El Tribunal Federal de Justicia de Alemania en una sentencia del pasado agosto, ha puesto de manifiesto que las creaciones culinarias minuciosamente dispuestas, son susceptibles de ser protegidas por derechos de autor, en la medida en que dado el alto nivel de diseño en su elaboración y presentación pueden tener la consideración de obras y por ende, los cocineros la condición de autor, correspondiéndoles los derechos de propiedad intelectual que la normativa reconoce a los autores.