En caso de despido colectivo, la necesidad de comunicación escrita de la causa de despido al trabajador afectado expresando la causa queda atemperada por la existencia de la negociación previa con los representantes de los trabajadores.

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 14 de julio de 2016 >>

La comunicación individual al trabajador afectado por el despido tiene que expresar la concreta causa motivadora del despido –económica, técnica o productiva–, proporcionando detalles que permitan al trabajador tener un conocimiento claro e inequívoco de los hechos generadores de su despido.

No obstante lo anterior, desde el momento en que el procedimiento de despido colectivo requiere una negociación previa con los representantes de los trabajadores, la necesidad formal de comunicación de la causa al trabajador afectado queda atemperada por la existencia de la propia negociación, hasta el punto de que se deba conectar lo acaecido en el periodo colectivo con la comunicación individualizada, rebajando las exigencias aplicables a los casos de extinciones objetivas individuales o plurales. 

En el caso concreto, la carta no sólo refería la causa legitimadora del procedimiento de despido colectivo – que es la única exigencia legal– relatando de manera sufi ciente la existencia de cuantiosas pérdidas y la exigencia de un plan de reestructuración, sino que, asimismo, también se refería al extenso acuerdo obtenido con los representantes legales de los trabajadores; e igualmente reproducía también de forma parcial, aunque sufi ciente, los criterios de selección que en el mismo constaban para despedir al trabajador individualmente considerado.