El principio de indemnidad prohíbe la adopción de medidas de represalia derivadas del ejercicio por el trabajador de la tutela de sus derechos, lo que obliga a los órganos jurisdiccionales a motivar la adecuación entre la causa objetiva acreditada por la empresa y la modifi cación acordada, para poder concluir que no ha existido una represalia.

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (Sevilla) de fecha 7 de septiembre de 2016 >>

La empresa comunica al trabajador, en fecha 20 de junio de 2014, la reducción de su jornada de trabajo y la modificación del horario. Antes de dicha modifi cación, en fecha de 24 de marzo de 2014, la empresa comunicó al mismo empleado su subrogación a otra empresa, la cual fue impugnada por el trabajador y fi nalmente se dejó sin efecto por parte de la empresa. 

Entiende el trabajador que la adopción de la modificación de sus condiciones de trabajo adoptada por la empresa fue una represalia por oponerse a la subrogación. 

A este respecto, el Tribunal entiende que a los órganos jurisdiccionales les compete no sólo emitir un juicio de legalidad en torno a la existencia de la causa alegada por la empresa, sino también de razonable adecuación entre la causa acreditada y la modificación acordada. 

El Tribunal concluye que el teórico ahorro que suponía para la empresa la reducción de la jornada, no hacía ni razonable, ni justifi cada, la medida. Por tanto, entiende que debe primar el principio de indemnidad, al no quedar probada razón organizativa alguna sufi ciente para la adopción de la medida, declarándose nula la decisión de la empresa.