El Estado de Guatemala proporciona las condiciones necesarias para el ejercicio del derecho a la propiedad sobre bienes o derechos inscritos, brindando y garantizando la seguridad registral a través de una serie de mecanismos que permita a los propietarios disponer libremente de ellos; uno de estos mecanismos consiste en la Inmovilización Voluntaria de Bienes Inscritos, contenido en el Decreto 62-97 del Congreso de la República de Guatemala, garantizando que estos no podrán ser enajenados o gravados sin el consentimiento del titular, a excepción de las inscripciones, anotaciones y/o cancelaciones emanadas de orden judicial.

Al presentar su solicitud no se debe plasmar y registrar la huella dactilar (requisito esencial anterior), siendo el Notario Colegiado Activo el encargado de legalizar su firma y llevar trámite. El Registrador de la Propiedad efectuará la anotación al margen de las inscripciones de dominio por el plazo deseado, mismo que no podrá ser superior a tres años, plazo prorrogable por periodos iguales. Vencido dicho plazo, éste dejará de surtir efectos sin necesidad de gestión alguna.

Vale la pena mencionar que si se desea solicitar la cancelación anticipada, se deberá presentar un informe que corrobore la autenticidad de la huella dactilar, emitido por experto quien basará resultados de dicho examen utilizando medios técnico-científicos pertinentes.