En un pasado post de principios de agosto me referí a las 'vacaciones judiciales' del mes de agosto y al carácter de mes inhábil para la mayoría de las actuaciones procesales.  Pues bien, en septiembre comienza el año judicial, que concluye el 31 de julio del siguiente año natural. 

El año judicial no coincide con el año natural, sino más bien con el año 'académico', y así viene siendo desde tiempos pasados –pura convención que, al menos, confiere seguridad jurídica tanto para los funcionarios de la Administración de Justicia, como para el resto de los profesionales del foro (abogados, procuradores), que pueden así organizar su agenda anual.

No obstante, hay muchas actuaciones de la Administración de Justicia en las que se toma en cuenta el año natural –no el año judicial. Es el caso de la determinación de la composición de las secciones de las Salas por parte los presidentes de los tribunales y audiencias, o lo relativo a la memoria sobre funcionamiento y actividad de los tribunales, la estadística judicial, etc.

A partir del 1 de septiembre 'o el siguiente día hábil' –art. 179 de la Ley Orgánica del Poder Judicial- comienza, por tanto, el año judicial, a pesar de que su 'apertura solemne' tenga lugar en la primera quincena del dicho mes. Hoy se ha celebrado dicha apertura en el Salón de Plenos del Tribunal Supremo, con la asistencia de las principales autoridades judiciales bajo la presidencia de Su Majestad el Rey, D. Felipe VI, flanqueado por el presidente del Tribunal Supremo, la fiscal general del Estado y el secretario de Gobierno del Tribunal Supremo, que ha dado fe del acto de la ceremonia solemne de apertura del año judicial.

A la ceremonia de apertura del año judicial se refiere el artículo 181 LOPJ, de acuerdo con el cual, el presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo presenta en este acto la Memoria Anual sobre el estado, funcionamiento y actividades de los juzgados y tribunales de Justicia, la cual, de conformidad con el artículo 599 LOPJ, habrá aprobado previamente en sesión plenaria el CGPJ. En lugar preferente se sitúan los magistrados del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional y los vocales del CGPJ y al fondo de la sala las autoridades asistentes y el público en general.