El incremento de la consideración como cotización efectiva del período de excedencia por cuidado de un menor que tuvo lugar con la entrada en vigor de la LO 3/2007, de 22 de marzo, es aplicable a las prestaciones causadas a partir de la entrada en vigor de la misma, sin atenderse a la fecha de inicio de la situación de excedencia.

Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 20 de julio de 2016 >>

La trabajadora estuvo en situación de excedencia voluntaria por cuidado de hijo menor desde el 5 de diciembre de 2004 hasta el 7 de mayo de 2007.

A este respecto, la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, amplió la consideración como periodo cotizado a los tres años de excedencia por cuidado de un hijo para las prestaciones que, en cada caso correspondan, causadas a partir de su entrada en vigor el 24 de marzo de 2007.

Por su parte, la Disposición Transitoria 2ª del Real Decreto 295/2009, de 6 de marzo, por el que se regulan las prestaciones económicas del sistema de la Seguridad Social por maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural, establece que a efectos del reconocimiento de las prestaciones causadas a partir de la entrada en vigor de la Ley Orgánica 3/2007, se computarán como cotizados los periodos de excedencia iniciados a partir de dicha fecha.

En el caso analizado se trataba de decidir si la mejora de cotización prevista en la referida Ley Orgánica alcanzaba al segundo año de disfrute de la excedencia de la trabajadora anterior a la entrada en vigor de dicha norma–24 de marzo de 2007 o si, por el contrario, solo alcanzaba a los años de excedencia posteriores a dicha fecha–.

El Tribunal Supremo declara el carácter ultra vires de la disposición reglamentaria, contrario al principio de jerarquía normativa, interpretando directamente el mandato legal. Así, se concluye que el segundo año de excedencia voluntaria para el cuidado de hijo menor –5 de diciembre de 2005 a 5 de diciembre de 2006– ha de considerarse periodo de cotización efectiva a los efectos pretendidos de prestación por incapacidad permanente total, pues la mejora introducida por la Ley Orgánica 3/2007, es aplicable a las prestaciones causadas a partir de la entrada en vigor de la citada ley, sin atenerse a la fecha del inicio de la situación de excedencia.