El pasado 22 de enero la Oficina Canadiense de la Propiedad Intelectual (OCPI) denegó, a instancias de PepsiCo Inc., el registro de la marca denominativa “Zero” (sol. número 1421790) que Coca-Cola Ltd. había solicitado para designar, entre otros productos y servicios, bebidas carbonadas, siropes y concentrados utilizados en la preparación de bebidas carbonadas.

A juicio de las autoridades canadienses, el término “Zero” es percibido por parte de los consumidores como un indicador de la calidad o características de los productos (tener cero calorías). Ello provoca que no se pueda asociar dichos productos a la empresa Coca-Cola Ltd. y que por tanto, el registro marcario no tenga suficiente carácter distintivo como para ser considerado válido.

Según las autoridades canadienses, el término “Zero” es percibido por parte de los consumidores como un indicador de la calidad o características de los productos.

Dicha decisión, que podría ser recurrida por Coca-Cola Ltd., se circunscribe en el marco de los distintos conflictos que están enfrentando al grupo “Coca-Cola” con sus competidores a propósito del uso en exclusiva del término “ZERO”. Entre otros, destaca el procedimiento de cancelación de la marca estadounidense “Coca-Cola Zero” (marca nº 78580598, titularidad de The Coca-Cola Company), iniciado en 2007 y cuya resolución se espera para los próximos meses. A fin de obtener el registro de dicha marca, The Coca-Cola Company ha argumentado en este caso que, cuando el término “Zero” se utiliza conjuntamente con una marca, los consumidores lo asocian directamente con la empresa y no con la calidad del producto, habida cuenta la inversión en publicidad que el grupo “Coca-Cola” ha efectuado durante los últimos años.