1.   Introducción

El pasado 4 de diciembre del 2015 las Auto- ridades Europeas de Supervisión1 (ESAs, por sus siglas en inglés) emitieron conjuntamen- te un documento de debate2 que tenía como asunto la automatización y la digitalización del asesoramiento financiero, en el que se instaba a los interesados en la materia a que emitieran una valoración u opinión sobre el contenido de tal documento y lo remitieran al comité antes del 4 de marzo del 2016. En suma, la finali- dad no es otra que la de encontrar cualquier riesgo derivado del uso de estos mecanismos y darles solución, así como potenciar sus be- neficios, y ello en aras de una futura regula- ción normativa.

2.  ¿A quiénes afecta?

Los sectores implicados por esta futura regula- ción son el bancario, el de seguros y fondos de pensiones y el de valores mobiliarios, aunque el uso de estas herramientas automatizadas generalmente varía en cada sector y en cada país miembro de la Unión Europea.

Los principales mecanismos empleados por los sectores son, a modo de ejemplo, los si- guientes:

  • Sector bancario: algunas herramientas on line utilizan un cuestionario en que re- cogen datos como la edad, el tamaño de la vivienda, las deudas existentes, la edad del usuario, etc. Tomándolos como base, emi- ten posteriormente un presupuesto que, en ocasiones, puede ser perfilado con datos más exhaustivos. El resultado suele estar precondicionado, es decir, todo depende del algoritmo relativo a las respuestas dadas por el interesado (v. gr., si selecciona «sí» en las preguntas 1, 3 y 7, el préstamo debe ser limitado o no concedido).
  • Sector de seguros y fondos de pensiones: porejempl,respectoalossegurosde automóviles,desaludodehoga,elcon- sumidorpuederecibirunalistadetallada delosproductosexistentesrecomend- dosapartirdelapreviacumplimentación deunformulari.Endichoformulariose recogenmultituddedatosylasexpecta- tiasdelfuturotomador,medianteun ,ensosteriormente,elinteresadopuedeono contatarelsegur,conosininterención humana,aunquesueletenerlaopciónde contactarconunintermediarioduanteel proces.

Respecto a los fondos de pensiones, exis- ten herramientas que guían al consumidor en la selección del tipo de fondo de pensio- nes que más se adecua a sus necesidades de inversión y a los riesgos dispuestos a asumir y que ofrecen un asesoramiento fi- nanciero on line.

  • Sector de valores mobiliarios: existen he- rramientas on line que emiten recomen- daciones de inversión financiera basadas en los datos ofrecidos por el inversor po- tencial. Dichos datos se facilitan por medio de un cuestionario y son relativos a cir- cunstancias como la situación conyugal, los riesgos que está dispuesto a asumir, la situación financiera, etc. Al final del proce- so se facilita un asesoramiento que puede consistir en la emisión, suscripción, trans- misión, venta, compra, etc., de instrumen- tos financieros particulares.

3.  Inconvenientes y riesgos a los que se en- frenta el mecanismo automatizado

Los principales problemas derivados del uso de sistemas automatizados en el asesora- miento financiero son los siguientes: 

  • Falta de raciocinio humano. Al no existir (o existir limitadamente) una intervención humana, el asesoramiento carece de atributos como el juicio, la respuesta emocional, el sesgo y la evaluación de las necesidades del consumidor
  • Información limitada.  El consumidor puede ver parcialmente restringido el acceso a la información o procesar de forma limitada la que reciba (desconocimiento del lenguaje, del tipo de producto, etc.). Asimismo, también puede caer en el error de valorar erróneamente su situación real, introduciendo datos que, en realidad, difieren de lo verdaderamente perceptible.
  • Herramienta  excesivamente  objetiva.  El uso de un mecanismo automatizado por medio de un algoritmo generará, en casi todos  los  supuestos,  que  se  excluyan determinados  datos  que  podrían  hacer variar el resultado. 
  • ¿A quién se asigna la responsabilidad en caso de error en el asesoramiento o mal funcionamiento de la plataforma? Una de las principales disyuntivas a las que se en- frenta el mecanismo automatizado consis- te en la asignación de la responsabilidad por mal funcionamiento de la plataforma o en caso de error en el asesoramiento. Muchas  instituciones podrían  externali- zar el servicio a empresas de tecnología, lo cual dificulta tal asignación e, incluso, la corrección de errores motu proprio por el consumidor. 
  • ¿Qué ocurre con la MiFID? Las ESAs son claras: la normativa MiFID debe respetarse en todo caso. El uso de herramientas de asesoramiento financiero automatizadas comporta que las entidades de inversión que lo ofrezcan en el marco de la referida normativa:
    • deban seguir todos los pasos razona- bles previstos para el aseguramiento de que la información suministrada es correcta y actualizada;
    • si es «gratuitamente», no induzcan a la contratación del producto financiero por este hecho, es decir, que la gratui- dad no comporte el emborronamiento de las circunstancias realmente impor- tantes para el inversor; 
    • en el supuesto de que el resultado ofre- cido no constituya realmente un ase- soramiento financiero, sino un mero resultado informativo, pero propicie el erróneo entendimiento  contrario  en el consumidor, se entenderá que ese resultado es  realmente  un  asesora- m i e n t o fi nanci ero si se cumpl en los cinco test que el 14 de octubre del 2009 emitió el Comité Europeo de Reguladores de Valores (CESR, por sus siglas en inglés)3. Y ello incluso si existe una cláusula o advertencia de exclusión de responsabilidad en la información;
    • al igual que en los casos de relación per- sonal (presencial), deben cumplir con los fines de la MiFID, esto es, 1) obte- ner la información necesaria relativa al conocimiento y experiencia del cliente o potencial cliente respecto a la esfe- ra del producto de inversión concreto, su situación financiera y sus objetivos de inversión, con el propósito de que la entidad le recomiende los instrumentos financieros que mejor le convengan, y 2)  suministrarles  información  impar- cial, clara y no engañosa.

4.   Valoración y perspectivas de futuro

Según las ESAs, la expansión y aplicación de herramientas automatizadas para el aseso- ramiento financiero crecerá con el paso del tiempo de forma global, aunque variará mucho respecto de unos países a otros, principalmen- te debido a las distintas costumbres adopta- das por la población en estos casos. Ahora bien, los riesgos e inconvenientes de estas herramientas se irán puliendo y superando a medida que vaya creciendo su expansión y desarrollo.

También existirán diferencias aplicativas res- pecto de unos sectores a otros, en concreto:

  • Sector bancario: quizá el desarrollo de aplicaciones informáticas —tanto on line como para teléfonos inteligentes— sirva para expandir la automatización del asesoramiento financiero.
  • Sector asegurador: constituye el sector de mayor acogida, principalmente en el ramo no-vida. El tomador podrá asesorarse primero de las distintas opciones existentes a partir del cuestionario cumplimentado y, posteriormente, contratar de forma on line el seguro que más le convenga.
  • Sector de valores mobiliarios: seguramente la automatización se aplique en supuestos de bajas cuantías de dinero o bienes. No obstante, tal automatización tendrá mayor acogida en otros procesos del asesoramiento (ejecución de mandatos, captación de información de los consumidores, etc.).