El estado de Florida aplicó un impuesto a las ventas sobre la renta comercial desde 1969. En la actualidad, el impuesto tiene una tasa del 6 por ciento en cada condado, excepto en Miami-Dade, que fija una tasa del 7 por ciento, por motivo de un agregado por el que optó el condado. Florida es el único estado de los Estados Unidos que aplica un impuesto a las ventas sobre la renta. Existe un movimiento para rechazar este impuesto hace varios años, pero cabe destacar que los ingresos generales de Florida dependen en gran parte de los impuestos a las ventas. Para el año fiscal 2016-2017, el impuesto a las ventas representó el 78,5 por ciento de dichos ingresos.

Es posible que, con esto en mente, la Legislatura de Florida se haya negado a eliminar este impuesto sobre la renta comercial. En años anteriores, los esfuerzos por lograr una eliminación del impuesto fallaron. Sin embargo, este año, la Legislatura del HB-7109 dio un pequeño paso hacia adelante al reducir la tasa del 6 por ciento al 5,8 por ciento, o una reducción del 3 1/3 por ciento. En el condado de Miami-Dade, la tasa bajará del 7 por ciento al 6,8 por ciento.

Aunque el proyecto de ley pasó a formar parte del Capítulo 2017-36 el 25 de mayo de 2017, no entrará en vigencia hasta el 1 de enero de 2018. Además, solo podrá aplicarse a alquileres ejecutados después de dicha fecha. Las tasas actuales seguirán rigiendo para los alquileres existentes.