Más que nunca antes, los acaudalados inversionistas chinos buscan activamente rendimientos de inversión en el exterior cuando se trata de inversiones en bienes raícesEl crecimiento del PBI de China en 2014 de 7,4 % fue el más lento desde 1990 y las perspectivas de crecimiento de China son sombrías debido a su inminente burbuja inmobiliaria. Los desarrolladores chinos han demostrado en los últimos años que no tienen miedo a emprender grandes proyectos en suelo extranjero.

En 2013, el desarrollador comercial chino ABP China (Holding), cerró una transacción de 1000 millones de libras esterlinas para transformar un sitio de 35 acres en el Royal Albert Dock en Londres en un distrito de negocios que serviría como puerta de entrada de negocios asiáticos y chinos a Europa. También en 2013, China Vanke Company, se asoció con Tishman Speyer para construir la segunda torre residencial más alta de San Francisco. En diciembre de 2014, Greenland Group con sede en Shanghái se asoció con Forest City Ratners Construction para comenzar la construcción de una urbanización de 5000 millones de dólares estadounidenses cerca del Barclays Center en el centro de Brooklyn, Nueva York, que constará de 14 edificios residenciales y ocho acres de espacio verde.

A medida que Miami continúa creciendo y logrando reconocimiento internacional como ciudad de nivel superior, tanto como importante centro comercial financiero y destino de viaje de clase mundial, su atractivo aumenta para los ciudadanos chinos. Debido a su atractiva ubicación costera y clima tropical, la ciudad también ofrece el tipo de vivienda residencial ultralujosa y asequible que es interesante para los compradores chinos adinerados y que poseen grandes patrimonios. El Informe de mercado de bienes raíces de Douglas Elliman para el cuarto trimestre de 2014 muestra un costo promedio de la vivienda de $240 por pie cuadrado para las zonas costera y continental de Miami y de $651 por pie cuadrado para Miami Beach/Barrier Islands. A modo de comparación, las casas residenciales en las áreas de primera calidad en Shanghái y Beijing pueden llegar fácilmente de $1600 a $1800 por pie cuadrado. El activo estado de crecimiento de Miami indica que tiene un gran potencial para la revalorización y la rentabilidad de las inversiones.