El pasado 11 de junio de 2016 entró en vigor el Real Decreto 223/2016, de 27 de mayo, por el que se desarrolla el régimen jurídico de las “obras huérfanas”, categoría de obras protegidas por derechos de autor que ya fue reconocida en España en 2014, como consecuencia de la transposición de la Directiva 2012/28/UE, mediante la introducción del artículo 37 bis en el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual.

En el citado artículo 37 bis se definen las “obras huérfanas” como aquellas obras cuyos titulares de derechos no han sido identificados o, si lo han sido, no están localizados a pesar de haberse efectuado una búsqueda diligente de los mismos. Asimismo, dicho artículo establece un marco jurídico para la utilización de las obras huérfanas por parte de instituciones culturales y organismos públicos de radiodifusión.

No obstante, el artículo en cuestión requería de un desarrollo reglamentario que definiera algunos aspectos no previstos en el mismo, tales como las características del procedimiento de búsqueda diligente – en particular, en lo relativo al establecimiento de las fuentes de información o bases de datos concretas que deberán consultarse en cada caso - o la determinación del momento en que se entenderá concluido dicho procedimiento, pasando las obras a adquirir la condición de “huérfanas”.

Entre otras cuestiones, el Real Decreto determina en qué circunstancias podrán las entidades beneficiarias obtener ingresos por la reproducción y puesta a disposición al público de las obras huérfanas, y concreta el procedimiento que deberán de seguir los titulares de los derechos de propiedad intelectual sobre dichas obras para la solicitud del fin de su condición de “huérfanas”, lo cual deberá hacerse constar además en la base de datos de obras huérfanas de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea.

Finalmente, el Real Decreto desarrolla el régimen y los criterios para la fijación de la compensación equitativa a la que tendrán derecho los titulares de los derechos de propiedad intelectual sobre obras consideradas huérfanas por su explotación por parte de las entidades beneficiarias durante su orfandad y hasta la presentación de la solicitud para la declaración del fin de dicha condición.