La piratería sigue siendo el principal quebradero de cabeza de los titulares de derechos de propiedad intelectual. Según un reciente estudio realizado por la Coalición de Creadores e Industrias de Contenido (entre cuyos miembros destacamos a entidades de gestión como SGAE, EGEDA, AIE y CEDRO), el 87,48% de todos los contenidos consumidos en 2015 fueron ilegales.

Estos datos suponen una reducción de un 0,46% respecto al año 2014 (87,94%), cifra que a los titulares de los contenidos les parece insuficiente, sobre todo teniendo en cuenta la entrada en vigor de la nueva Ley de Propiedad Intelectual el pasado 1 de enero de 2015, así como la mayor oferta de contenidos digitales que hay en el mercado.

Según este estudio, durante 2015 se accedió ilegalmente a 4.307 millones de contenidos digitales, alcanzando éstos un valor de mercado de 24.058 millones de euros.

Los accesos ilegales se repartieron de la siguiente forma: música (20 %), películas (37 %), videojuegos (14 %), libros (15 %), series (30 %), y fútbol (11 %).

Cabe destacar especialmente que el estudio refleja que el 36,4 % de los consumidores tuvo que registrarse como usuario facilitando sus datos de carácter personal, y que estos datos son recopilados por los piratas y usados en campañas de e-mailing comercial, alcanzando estos datos unos altos precios en el mercado.

Asimismo, la Coalición de Creadores e Industrias de Contenido subraya que las webs piratas también consiguen otro tipo de datos de los usuarios que les permite obtener importantes beneficios económicos, como pueden ser los hábitos de navegación en la web, los gustos sobre los productos que adquiere, etc.

Veremos si durante el año 2016 se reducen significativamente estos porcentajes una vez asentada la nueva Ley de Propiedad Intelectual.