El Tribunal General ha confirmado la sentencia de la Sala de Recurso, al entender que consideró acertadamente que la marca solicitada “Lembergerland” contenía o estaba constituida por la indicación geográfica Lemberg, protegida en virtud del Acuerdo entre la Comunidad y la República de Sudáfrica para los vinos de dicho origen. Los productos comprendidos en la marca solicitada incluían el vino, sin que la demandante pretendiera que éste fuera originario de Lemberg. En consecuencia, el TG entiende igualmente que la marca solicitada está incursa en los motivos de denegación absolutos, ya que el registro de una marca debe denegarse si ésta contiene o está compuesta de una indicación geográfica independientemente de si el signo solicitado puede inducir a error al consumidor en lo que respecta al origen de los vinos que designa.