El inversionista transforma, desarrolla e innova sus ideas implementando los mecanismos que sean necesarios para alcanzar su objetivo.

Invertir significa modificar o cambiar de posición, en otro significado es la implementación de un esfuerzo y tiempo para alcanzar un beneficio futuro. En ese sentido, la inversión es el principal motor para el desarrollo de una empresa, pudiendo ser la inversión cuantitativa (aporte económico) o una inversión cualitativa (recurso humano y/o ideas innovadoras). En El Salvador, se han fortalecido los mecanismos para generar inversión extranjera tanto en el sector público como en el sector privado, lo que ha generado que empresas extranjeras fijen su mirada en El Salvador, considerándolo como un territorio fuerte para crecer, la muestra más reciente de ello se obtiene el día 3 de marzo del presente año, con la aprobación que realizó la Asamblea Legislativa a la reforma a la Ley del Presupuesto General de la Nación, en los Ramos de Economía y Relaciones Exteriores, “La reforma incluye la trasferencia de recursos necesarios por USD $22,452.00 para la adopción de instrumentos legales internacionales que mejoren las condiciones de acceso de las exportaciones salvadoreñas de bienes y servicios que coadyuven atraer al país flujos crecientes de inversión y tecnología que son destinadas para estandarizar el funcionamiento de la sede ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)”.

Cabe destacar que “el año 2015 cerró con un crecimiento positivo del 2.4%, actividad económica según los resultados del indicador Nowcast. Las cifras al cierre de 2015 del Índice del Volumen de la Actividad Económica (IVAE) mostraron un crecimiento moderado del volumen producido a través de su tasa de variación interanual de 1.1%, con respecto a lo alcanzado en diciembre 2014; el mismo mes del año anterior registró una tasa negativa valor de - 0.1%” por lo que se espera que la tendencia para el año 2016 sea al crecimiento, lo que genera un ambiente propicio para invertir, por ejemplo en el Sector de Energías Renovables, siendo este un mercado en desarrollo e innovador.