El 5 de septiembre de 2016 se hizo pública una nueva resolución sancionadora de la CNMC, que impone una multa total de más de 6 millones de euros a cinco concesionarios de la marca Nissan, la filial Nissan Iberia y a dos empresas consultoras por acordar la fijación de precios y condiciones comerciales y de servicio, además de intercambiarse información comercialmente sensible.

El expediente se originó en el marco de una información reservada a raíz de la cual la extinta CNC llevó a cabo inspecciones en las sedes de ANT y M.Conde S.A en junio de 2013. Tras una instrucción llevada a cabo por el Servicio de Competencia de la Comunidad Autónoma de Madrid, la CNMC ha concluido que, entre 2009 y 2013, los concesionarios sancionados habrían acordado descuentos aplicables a los nuevos modelos de automóviles, con la coordinación de Nissan y la participación de las consultoras ANT y Horwath.

Es la octava resolución sancionadora en relación con cárteles en redes de concesionarios de vehículos (Hyundai, Land Rover, Toyota, Opel, Chevrolet y Audi/Seat/VW). Una de las particularidades de las conductas objeto de este expediente, en comparación con los otros siete expedientes ya resueltos por la CNMC, es que, de acuerdo con lo indicado en la Resolución, Nissan Iberia también ha sido sancionada por asumir el papel de coordinadora, aunque no es competidora directa de los concesionarios, según resulta de la Resolución. No obstante, las conductas coinciden con los casos mencionados en el hecho de que los concesionarios, coordinados por Nissan, contrataron a dos empresas externas (ANT y Horwath) para que organizaran los pactos y evaluaran el nivel de cumplimiento de los acuerdos, estableciendo mecanismos de sanción para aquellos que se desviasen de los mismos.

Según la CNMC, Horwath se encargaba de elaborar el denominado “Protocolo de Revisión”, con las condiciones pactadas para los modelos sujetos a acuerdo y revisaba mensualmente los expedientes de venta de cada concesionario. En el caso de ANT, además de evaluar la atención al cliente de las empresas que contrataban sus servicios, realizaba para los concesionarios otro tipo de servicios, facturados como “estudios de mercado”, y elaboraba un informe para cada concesionario en los que se añadían anotaciones en cuanto a la negociación de precios y la oferta económica finalmente conseguida.

La mayor multa ha recaído en Nissan Iberia con 1,9 millones de euros, seguida por Ibericar Reicomsa S.A con 1,3 millones de euros, Gamboa Automoción 1,06 millones de euros, A6 Iberauto S.L, 851.522 euros, Santogal Automóviles 814.206 euros, y Nasurmotor S.L 8.121 euros. Por otro lado, la CNMC ha sancionado a las consultoras A.N.T Servicalidad (ANT) con 16.571 euros y a Horwath Auditores España S.L.P (Horwath) con 34.000 euros, que también han sido sancionados en todos o algunos de los otros siete expedientes de concesionarios.

Debe destacarse que a Nissan Iberia se le ha aplicado un tipo sancionador de 0,5%, aunque, según indica la Resolución, de acuerdo con la gravedad de la conducta y con su participación en la infracción le hubiera correspondido un 2%; sin embargo, considera apropiado ajustar el tipo a la baja para mantener la proporcionalidad de la sanción respecto a los demás sancionados, dado su amplio volumen de negocios.

Además, en relación con multas impuestas a concesionarios desde marzo de 2015, nos encontramos ante el porcentaje medio de sanción más alto sobre el volumen de negocios de las empresas aplicado en todos los expedientes de concesionarios:

La resolución íntegra del expediente SAMAD/09/2014 CONCESIONARIOS NISSAN de la CNMC está disponible en el siguiente enlace.