En la reunión extraordinaria del Grupo de Expertos en Servicios de Juego que tuvo lugar el pasado 27 de septiembre en Bruselas, los reguladores nacionales de juego online de los distintos Estados del Espacio Económico Europeo, entre los que se encontraba la Dirección General de Ordenación del Juego en condición de regulador nacional español, firmaron un Acuerdo de cooperación, intercambio de información y asistencia mutua en materia de servicios de juego online.

El referido acuerdo trae causa en la necesidad de abordar la cuestión regulatoria de juego online a nivel transfronterizo debido a la realidad de este sector, que actualmente abarca más de 7 millones de ciudadanos europeos que participan de los servicios de juego online, siendo por tanto la cooperación administrativa entre las autoridades reguladoras de juego de los respectivos Estados miembros una cuestión clave a fin de abordar cuestiones de interés común.

Es por este motivo que los países adheridos al acuerdo han mostrado su compromiso para fortalecer la protección de los usuarios de los servicios de juego online así como para promover regulaciones de juego nacionales que garanticen la prestación de servicios de juego que conlleven una actividad de juego responsable por parte de los usuarios.

El referido acuerdo abarca, entre otras cuestiones, la organización de los juegos de azar, su supervisión y aplicación, los procedimientos de licitación, el intercambio de conocimientos técnicos y el cumplimiento de las leyes nacionales, incluida la protección de los consumidores y la prevención del blanqueo de capitales y el fraude.

Además, las autoridades de juego nacionales se comprometen a compartir información entre sí de forma voluntaria y de manera proactiva en asuntos de mutuo interés, tales como los datos de mercado, los nuevos juegos que pudieran organizarse, los resultados de los estudios y encuestas, y otras cuestiones internacionales de interés.

Finalmente, el acuerdo de cooperación se acompaña de información concreta de cada uno de los mercados regulados de juego online de los países participantes del acuerdo. Concretamente, se proporciona información sobre el papel y las competencias de las autoridades nacionales de juego, las áreas en las que estarían dispuestas a compartir información, las competencias que otras autoridades nacionales ostentan respecto de los servicios de juegos online, así como cualquier limitación que pueda afectar a las regulación del sector, por ejemplo, el marco regulatorio relativo a la protección de datos personales.