En marzo, la prensa se hizo eco de una sentencia de la Audiencia Nacional por la que se condenaba a seis años de cárcel a los tres responsables de la página Youkioske. ¿El motivo? La web había enlazado diarios y revistas escaneados y “subidos” a Internet sin el consentimiento de sus titulares. Se trataba de una pena sin precedentes.

En efecto, era la primera vez que en España se condenaba a alguien por un delito contra la propiedad intelectual en su tipo agravado (tres años de cárcel). El porqué: el perjuicio económico a los editores fue muy alto, de 3,7 millones de euros. Los otros tres años - de los seis de condena - eran por pertenencia a grupo criminal.

Pues bien, la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Supremo, en su sentencia de 27 de octubre de 2015, acaba de casar dicha sentencia de marzo de 2015, anulándola por quebrantamiento de forma y retrotrayendo las actuaciones al momento anterior a dictar sentencia. Es decir, la Audiencia Nacional deberá dictar una nueva sentencia.

El Tribunal Supremo ha anulado la sentencia al considerar que la Audiencia Nacional no valoró suficientemente si las obras infringidas (diarios, revistas) habían sido previamente publicadas con libre acceso al público en general por los titulares en sus propias páginas web.

Tales consideraciones fácticas son necesarias, a juicio del Alto Tribunal, para poder aplicar debidamente la llamada doctrina “Svensson” (STJUE de 13 de febrero de 2014), conforme a la cual la “comunicación pública” sólo es típica cuando está dirigida a un público nuevo, es decir, un público distinto de aquel que en todo caso ya tenía acceso a la página oficial del periódico.

No deja de llamar la atención el que el Tribunal Supremo dé por supuesta la aplicación de la doctrina “Svensson” a los hechos de este caso, siendo así que en “Svensson” el Tribunal de Luxemburgo simplemente se pronunció sobre los enlaces a contenidos lícitos (es decir, colocados en Internet por los propios titulares o con su permiso).

Tanto es así que actualmente hay planteada una nueva cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la UE (C-160/15 GS Media, 7 abril 2015) en la que se le pregunta, entre otros extremos, si:

"¿Existe una «comunicación al público» en el sentido del artículo 3, apartado 1, de la Directiva 2001/29, cuando una persona distinta del titular de los derechos de autor remite, mediante un hipervínculo colocado en un sitio de Internet administrado por él, a un sitio de internet gestionado por un tercero, que es accesible para el público de Internet en general, en el que la obra se ha puesto a disposición sin la autorización del titular de los derechos de autor?".

Parece que el caso YouKioske encajaría mejor en este supuesto de hecho que en el de Svensson ya que, como decimos, en este último caso los enlaces lo eran a la página oficial del periódico demandante. Sería, por ello, deseable que la nueva sentencia de la Audiencia Nacional tuviera en cuenta la opinión el Tribunal de Luxemburgo en este nuevo asunto.