Nos acercamos a los tres años de la entrada en vigor del Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral y de la posterior Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral y, por ende, al aspecto crucial de cómo se ha de calcular el importe de la indemnización para quienes ostentan una antigüedad anterior (superior) al día 12 de febrero de 2012 (fecha de entrada en vigor de la norma).

Sabido es que desde la entrada en vigor de la reforma laboral, para fijar la indemnización por despido improcedente hay que estar a la fecha de formalización del contrato. En efecto la normativa a considerar señala:

Art. 56.1 Estatuto de los Trabajadores (tras mod. RDL 3/2012 y Ley 3/2012): Despido improcedente. Cuando el despido sea declarado improcedente, el empresario, en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia, podrá optar entre la readmisión del trabajador o el abono de una indemnización equivalente a treinta y tres días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año, hasta un máximo de veinticuatro mensualidades. La opción por la indemnización determinará la extinción del contrato de trabajo, que se entenderá producida en la fecha del cese efectivo en el trabajo.

Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral (con vigencia desde 12 de febrero de 2012). Disposición transitoria 5ª. Indemnizaciones por despido improcedente.

  • La indemnización por despido prevista en el apartado 1 del artículo 56 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, en la redacción dada por el presente real decreto-ley, será de aplicación a los contratos suscritos a partir de la entrada en vigor del mismo.
  • La indemnización por despido improcedente de los contratos formalizados con anterioridad a la entrada en vigor del presente real decreto-ley se calculará a razón de 45 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios anterior a dicha fecha de entrada en vigor y a razón de 33 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios posterior. El importe indemnizatorio resultante no podrá ser superior a 720 días de salario, salvo que del cálculo de la indemnización por el periodo anterior a la entrada en vigor de este real decreto-ley resultase un número de días superior, en cuyo caso se aplicará éste como importe indemnizatorio máximo, sin que dicho importe pueda ser superior a 42 mensualidades, en ningún caso.

Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral. Disposición transitoria 5ª. Indemnizaciones por despido improcedente.

  • La indemnización por despido prevista en el apartado 1 del artículo 56 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, en la redacción dada por la presente Ley, será de aplicación a los contratos suscritos a partir del 12 de febrero de 2012.
  • La indemnización por despido improcedente de los contratos formalizados con anterioridad al 12 de febrero de 2012 se calculará a razón de 45 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios anterior a dicha fecha, prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año, y a razón de 33 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios posterior, prorrateándose igualmente por meses los períodos de tiempo inferiores a un año. El importe indemnizatorio resultante no podrá ser superior a 720 días de salario, salvo que del cálculo de la indemnización por el periodo anterior al 12 de febrero de 2012 resultase un número de días superior, en cuyo caso se aplicará éste como importe indemnizatorio máximo, sin que dicho importe pueda ser superior a 42 mensualidades, en ningún caso.
  • En el caso de los trabajadores con contrato de fomento de la contratación indefinida, se estará a lo dispuesto en la Disposición Transitoria Sexta de esta Ley.

A efectos prácticos y traduciendo dicha normativa tenemos que:

  • Si la formalización del contrato de trabajo se hizo DESDE el 12 de febrero de 2012 en adelante la indemnización es de 33 días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los períodos inferiores a un año, hasta un máximo de 24 mensualidades.
  • Respecto de los contratos formalizados PREVIAMENTE a 12 febrero 2012, el cálculo indemnizatorio se hace en dos tramos:
    • Por el tiempo de prestación de servicios anterior al 12 febrero 2012, el cálculo se hace a razón de 45 días de salario por año de servicio, y;
    • Por el tiempo de prestación de servicios posterior al 12 febrero 2012, a razón de 33 días de salario por año de servicio.

La indemnización está topada en 720 días (24 mensualidades) salvo en el caso de que, considerando los servicios previos al 12 febrero de 2012, se superase tal cantidad; supuesto en el que se mantiene el tope de 42 mensualidades previo a la reforma laboral (Ley 3/2012 Disp.Trans.5ª).

Respecto de la aplicación práctica de estos topes hay que distinguir tres SUPUESTOS dependiendo de la antigüedad del contrato de trabajo a 12 de febrero de 2012:

1º.- Contratos formalizados el 12 DE FEBRERO DE 1984 O CON ANTERIORIDAD: tope de la indemnización 42 mensualidades, pues a 12 de febrero de 2012 se tiene una antigüedad de 28 años o más y ya ha alcanzado ese tope.

2º.- Contratos formalizados entre 13 FEBRERO DE 1984 HASTA EL 12 DE FEBRERO DE 1996: el tope de la indemnización será -según antigüedad a 12 febrero 2012- menor de 42 mensualidades pero siempre superior a 24 mensualidades.

Aquí surgen las dudas. En efecto, si se ha llegado ya a los 720 días de indemnización, caben dos posibles interpretaciones:

  • Tope que ya no se podrá incrementar aunque el trabajador siga acumulando antigüedad.
  • Tesis de ampliación del tope de 720 días, implícitamente contenida en la sentencia del Tribunal Supremo de 29 de septiembre 2014 (RCUD 3065/2013)[1]. En el ámbito de la censura jurídica, se denunciaba la infracción de la Disposición Transitoria 5ª.2 del Real Decreto ley 3/2012 de 10 de febrero al haber aplicado la sentencia recurrida en el cálculo de las indemnizaciones de dos demandantes el límite de 720 días en el cálculo de la indemnización, sin diferenciar la extensión de los periodos trabajadoras antes y después de la reforma operada en virtud del Real Decreto Ley.

La STS mantiene la indemnización que corresponda del primer tramo (superior a los 720 días e inferior a las 42 mensualidades) y le suma la del segundo periodo posterior al 13 de febrero de 2012 (sin llegar a las 42 mensualidades).

3º.- Contratos formalizados DESDE EL 13 FEBRERO 1996: tope de 24 mensualidades se le aplica el tope de la reforma, pues no puede tener una indemnización por despido mayor de 720 días (24 mensualidades) con independencia de su antigüedad.

Es obvio que la problemática se centra en el colectivo que gozaría de una antigüedad entre el 13 de febrero de 1984 y el 12 de febrero de 1996, dada la existencia de una interpretación comúnmente extendida que considera que, como se ha alcanzado a fecha 12 de febrero de 2012 una indemnización superior a 24 mensualidades, este tope ya no podría incrementarse aunque el trabajador siga acumulando antigüedad.

Sin embargo, y conforme se desprende de la innovadora Sentencia del Tribunal Supremo adjunta, como hemos analizado, sin mencionarlo a nivel doctrina, con los cálculos que efectúa admite la suma de la antigüedad del segundo periodo estableciendo, en todo caso, el límite de las 42 mensualidades.

Si bien se trata de un precedente aislado, habrá de prestarse especial atención a próximos pronunciamientos que pudieran resolverse por la Sala IV del Tribunal Supremo, a los efectos de fijar el criterio que corresponda.

Esperamos que los anteriores comentarios resulten de utilidad. Quedamos a su disposición para aclarar cualquier tipo de duda o comentario que pueda originarse al respecto.