El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha aplicado, por primera vez, las conclusiones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea relativas a la indemnización por extinción del contrato de trabajo de interinidad. Según el Tribunal, cuando el puesto de trabajo en virtud de un contrato de interinidad es idéntico al de un trabajador indefi nido, lo han de ser también las condiciones laborales, entre las que se incluye la indemnización por extinción del contrato de trabajo. La trabajadora interina despedida procedentemente tiene derecho a igual indemnización que tendría un trabajador fi jo comparable por la extinción de su contrato por causas objetivas: veinte días de salario por año trabajado.

Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de fecha 5 de octubre de 2016 >>

La cuestión estriba en que la causa de extinción del contrato de interinidad, conforme a la ley española, niega el derecho a indemnización de la trabajadora, lo cual no ocurriría si la contratación de la trabajadora hubiera sido indefinida.

A este respecto, entiende el Tribunal que, siendo la Directiva 1999/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, directamente aplicable –tal como ha reconocido el Tribunal Supremo en fecha 8 de junio de 2016, en referencia a otra Directiva–, no se puede discriminar a la trabajadora en cuanto a la indemnización por extinción del contrato de trabajo.

Así, en tanto que en el caso enjuiciado el Tribunal entiende que el puesto de trabajo es idéntico, lo han de ser también las condiciones laborales, entre las que se incluye la indemnización por extinción del contrato de trabajo. En suma, la trabajadora despedida tiene derecho a la misma indemnización que tendría un trabajador fi jo comparable por la extinción de su contrato por causas objetivas, pues la causa de extinción del contrato de interinidad es asimilable a dichas causas, en el sentido de que no es reprochable al trabajador ni dependiente de la mera voluntad empresarial. Le corresponden, pues, veinte días de salario por año de trabajo, según lo dispuesto en el artículo 53.1.b) ET. 

Por tanto, la sentencia concluye que cuando se declare la procedencia de la extinción por la concurrencia de causa legal, en todo caso se ha de acoger la pretensión subsidiaria sobre condena al abono de los conceptos – indemnizatorio por el cese; y resarcitorio por el preaviso incumplido– todavía no satisfechos, procediendo a fi jar la indemnización sobre la base de la antigüedad correspondiente, a razón de veinte días de salario por año de servicio con el tope de doce mensualidades.