Si bien el modelo de colaboración público-privada (Public-Private Partnerships, P3) se usó para brindar la mayor parte de la infraestructura y los servicios hasta principios del siglo XX, en las últimas décadas, se vieron pocos modelos P3 en este país. Recientemente, tres factores han contribuido para renovar el interés en el modelo público-privado: (1) la vieja infraestructura que necesita ser reemplazada; (2) la disminución de los fondos públicos que no pueden financiar por sí solos las mejoras necesarias; y (3) el aumento de las historias de éxito del modelo P3 en todo el mundo, particularmente en Canadá y Europa. No obstante, en parte debido a la escasez de la reciente experiencia local del P3, las agencias gubernamentales en los EE. UU. han optado por aplicar el enfoque de ir probando las aguas para los modelos P3.

Sin embargo, cada vez más agencias demuestran que las aguas son propicias y gracias a que más P3 resultan exitosos, el deseo de emplear el modelo va en aumento. En este punto, vemos que algunos de los más recientes modelos P3 “nuevos” han sido completados en gran medida y los resultados son impactantes. Hace veinte años, el Departamento de Defensa (Department of Defense, DOD) inició la Iniciativa de privatización de viviendas militares con un enfoque P3 para construir, operar y mantener viviendas militares y, en la actualidad, ese programa está ampliamente aceptado y considerado un gran éxito dado que miles de unidades de alta calidad han sido entregadas a menor costo, en menos tiempo que el empleado conforme al modelo tradicional. Con base en ese éxito, DOD está considerando ahora aplicar más modelos P3 para brindar una mayor variedad de instalaciones y servicios.

De la misma manera, gracias al continuo éxito del modelo de tren ligero Eagle P3 en Denver, que inició sus actividades este verano, cada vez más gobiernos estatales y locales ahora buscan iniciar modelos P3 de ferrocarril y transporte público en todo el país. Estos proyectos incluyen una estación de tren P3 para PennDOT, una línea de alta velocidad que conecte Dallas y Houston, y una plétora de proyectos de trenes ligeros en el condado de Los Ángeles. Aquí en Miami, la Organización de Planificación Metropolitana adoptó recientemente un plan para dar prioridad a seis corredores principales de tránsito rápido en todo el condado de Miami-Dade. Si bien en el pasado los proyectos masivos de tránsito decayeron y desaparecieron mientras esperaban la designación de fondos suficientes de dinero público, el modelo P3 podría emplearse para superar el déficit de presupuesto y hacer avanzar estos proyectos importantes de prisa.