Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre, que regula las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo

El BOE del pasado 10 de octubre publica el Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre, que regula las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo. El Gobierno ha estado más de dos años trabajando sobre un proyecto de real decreto regulador del autoconsumo que en sus sucesivas versiones ha despertado las iras de todos los implicados —excepto de las compañías eléctricas—. El real decreto finalmente aprobado ha generado numerosas críticas y ha provocado la firma de un pacto entre todos los partidos políticos —excepto el partido del Gobierno— para su derogación tras las elecciones generales.

1.     Concepto y tipos de autoconsumo

El concepto de «autoconsumo energético» es un concepto polisémico en el que caben distin- tas acepciones, cada una de ellas sometidas  a regulación diferente. Se puede hablar de autoconsumo en el sentido de instalación ais- lada, no conectada a la red eléctrica, que que- da fuera del ámbito de aplicación de la regula- ción del autoconsumo. Por otra parte, también cabe hablar de autoconsumo en el sentido de instalación conectada al sistema eléctrico. Si la instalación de producción de energía eléc- trica o de consumo está conectada total o parcialmente al sistema eléctrico, los titulares de ambas estarán sujetos a las obligaciones y derechos previstos en la normativa del sector eléctrico. Todos los consumidores, grandes o pequeños, pueden acogerse al autoconsumo  o sistema de producción distribuida.

El artículo 9 de la Ley 24/2013, de 26 de di- ciembre, del Sector Eléctrico, define el autocon- sumo como «el consumo de energía  eléctrica

proveniente de instalaciones de generación conectadas en el interior de una red de un consumidor o a través de una línea directa de energía eléctrica asociadas a un consumidor» y distingue varias modalidades de autoconsumo. El Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre, que regula las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suminis- tro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo desarrolla este artículo 9.3 de la Ley del Sector Eléctrico. Se establecen las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo definidas en los apartados a, b y c del artículo 9.1 de la ley, que son las que, por el desarrollo de la tec- nología, existen en la actualidad. En la nueva regulación, se distinguen las siguientes moda- lidades de autoconsumo:

  1. Modalidades de suministro con autocon- sumo (tipo 1). Cuando se trate de un con- sumidor que disponga de una instalación de generación destinada al consumo pro- pio, conectada en el interior de la red  de su punto de suministro y que no esté dada de alta en el correspondiente registro como instalación de producción. En este caso, existirá un único sujeto de los pre- vistos en el artículo 6 de la Ley 24/2013, que será el sujeto consumidor. En la ter- minología del Real Decreto 900/2015 se habla de «modalidad de autoconsumo tipo 1» (art. 4.1a). Se trata de pequeños consumidores (por ejemplo, viviendas, bares o pequeños comercios con moli- nos eólicos o paneles solares en sus te- jados), cuyas instalaciones son de menos de 100 kilovatios de potencia (art. 5.1a) y a los que se les permitirá verter a la red el sobrante de la energía que generen, pero no percibirán retribución económica por ella.
  2. Modalidades de producción con autocon- sumo (tipo 2). Cuando se trate de un consumidor asociado a una instalación de producción debidamente inscrita en el Re- gistro Administrativo de Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica conectada en el interior de su red. En este caso exis- tirán dos sujetos de los previstos en el artículo 6 de la Ley del Sector Eléctrico: el consumidor y el productor. El Gobierno ha establecido las condiciones económi- cas para que las instalaciones de produc- ción acogidas a esta modalidad de auto- consumo vendan al sistema la energía no autoconsumida. En la terminología del Real Decreto 900/2015 se habla de «modalidad de autoconsumo tipo 2» (art. 4.1b).
  3. Modalidades de producción con auto- consumo de un consumidor conectado a través de una línea directa con una ins- talación de producción (tipo 2). Cuando se trate de un consumidor asociado a una instalación de producción debidamente inscrita en el Registro Administrativo de Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica a la que estuviera conectado a través de una línea directa. En este caso, como en el anterior, existirán dos suje- tos de los previstos en el artículo 6 de la ley: el consumidor y el productor. Igual- mente, en la terminología del Real De- creto 900/2015, esta modalidad se in- cluye en la «modalidad de autoconsumo tipo 2» (art. 4.1b).

Los consumidores acogidos a la modali- dad de autoconsumo de tipo 2 son aque- llos cuyas instalaciones de producción tienen una potencia instalada superior a los 100 kilovatios. Éstos percibirán una retribución económica por la energía ex- cedentaria, que se remunerará al precio que marque el mercado a la hora a la que se vierta la energía a la red.

  1. Cualquier otra modalidad de consumo de energía eléctrica proveniente de una ins- talación de generación de energía eléctri- ca asociada a un consumidor.

El artículo 5 del real decreto comentado de- talla los requisitos generales para acogerse   a cada una de las modalidades de autocon- sumo.

2.     Paradojas del Real Decreto 900/2015 o del por qué se dice que la norma desincentiva el autoconsumo

Aunque se ha presentado como una norma de fomento de las energías renovables y del siste- ma de producción distribuida, lo cierto es que la regulación del régimen del autoconsumo contenida en el Real Decreto 900/2015 plan- tea numerosos escollos que permiten vaticinar una escasa implantación de este sistema en el futuro. Éstos son algunos de los aspectos más conflictivos de la norma:

  1. Sólo los consumidores acogidos a la mo- dalidad de autoconsumo de tipo 2 tienen derecho a percibir una retribución por la energía vertida a la red. Los consumi- dores acogidos a la modalidad de auto- consumo de tipo 1 no tienen derecho a percibir retribución alguna por la energía excedentaria, e incluso se podrán es- tablecer límites a la generación de este tipo de energía por orden del Ministerio de Industria, Energía y Turismo (vid. disp. adic. 4.ª).
  2. La implantación de mecanismos de efi- ciencia energética no garantiza a los con- sumidores ventaja alguna a los efectos del real decreto. Al contrario, sólo de for- ma excepcional se autoriza el vertido a la red, se prohíbe que la energía producida sea inferior a la energía consumida y el consumidor tendrá que pagar el coste de respaldo por la energía que produce. Así, según la disposición adicional segunda del Real Decreto 900/2015, los consumidores de energía eléctrica conectados en alta tensión que realicen una actividad cuyo producto secundario sea la  generación de energía eléctrica y que, debido a la implantación de un sistema de ahorro y eficiencia energética dispongan en deter- minados momentos de energía eléctrica que no pueda ser consumida en su propia instalación, podrán ser autorizados ex- cepcionalmente por la Dirección General de Política Energética y Minas del Minis- terio de Industria, Energía y Turismo, a verter dicha energía a la red, siempre que cumplan los requisitos establecidos en la disposición, entre los que se encuentra  la presentación de un proyecto de las me- didas de ahorro y eficiencia que vayan a adoptar, en el que indiquen la incidencia en su consumo de energía eléctrica. Re- sulta llamativo que a estos efectos no se consideren sistemas de ahorro y eficien- cia energética aquellos que incluyan la instalación de un generador o una batería o sistema de almacenamiento de ener- gía. En caso de que se autorice el verti- do, la facturación del suministro y de los peajes de acceso a las redes se efectua- rá sobre la demanda horaria (saldo neto horario de energía eléctrica recibida de la red de transporte o distribución) y sobre toda la potencia demandada, conforme   a lo establecido en el artículo 9 del Real Decreto 1164/2001 y utilizando a estos efectos el contador situado en el punto frontera de la instalación.  La  deman-  da horaria no podrá ser en ningún caso negativa. La facturación de los cargos u otros precios que resulten de aplicación de acuerdo con la normativa en vigor se llevará a cabo sobre la demanda de ener- gía y sobre toda la potencia demandada registrada en el contador situado en el punto frontera de la instalación. En otros términos, el consumidor deberá pagar por la energía eléctrica excedentaria el cargo por otros servicios del sistema (cargo de respaldo), de acuerdo con lo estableci- do en el artículo 18 del real decreto. A la vista de esta regulación, cabe concluir que el reglamento incentiva escasamen- te la implantación de mecanismos de efi- ciencia energética.
  3. Prohibición de asociaciones de consumi- dores. El titular del punto de suministro será el mismo que el de todos los equipos de consumo e instalaciones de genera- ción conectados a su red (art. 5.1 y 5.2). En ningún caso, un generador se podrá conectar a la red interior de varios con- sumidores (art. 4.3 RD 900/2015). Los detractores de la norma critican esta pro- hibición, que perjudica a las comunidades de propietarios.
  4. Aplicación de peajes de acceso, costes del sistema y costes de respaldo a la energía autoproducida. El artículo 18 del real decreto comentado regula uno de  los aspectos más polémicos del régimen del  autoconsumo.  Son  los denominados «costes de respaldo del sistema», también llamados «impuesto al sol», cuantía co- rrespondiente al cargo por otros servicios del sistema que se define como el pago por la función de respaldo que efectúa el conjunto del sistema eléctrico para posi- bilitar la aplicación del autoconsumo. Este cargo se aplica sobre el autoconsumo ho- rario, es decir, sobre el consumo horario neto de energía eléctrica proveniente de instalaciones de generación conectadas en el interior de una red de un consu- midor o de un productor con el que se comparten instalaciones de  conexión  a la red o conectados a través de una lí- nea directa. No obstante, las exenciones previstas en el reglamento con carácter transitorio mitigan en  parte  el  impac- to económico negativo de este cargo sobre las instalaciones de autoconsumo (cfr. disp. trans. 1.ª).