Con una infraestructura obsoleta y escasez presupuestaria por parte del gobierno, las colaboraciones público-privadas (“P3”) han dejado de ser una idea nueva para convertirse en una opción cada vez más factible de financiamiento para proyectos públicos. Cuanto más grande y complejo es el proyecto, más atractivas son las P3 como una opción para aquellos proyectos que generalmente son demasiado grandes o poco atractivos desde un punto de vista económico si no cuentan con la participación de el sector privado y el govierno para compartir riesgos y costos.

Se puede decir que las P3 poseen en la actualidad la masa necesaria para alentar a las empresas privadas a diseñar productos que aborden sus necesidades únicas. Por ejemplo, para adaptarse al continuo cambio en el paradigma hacia proyectos de las P3, AIG acaba de crear un producto que resuelve los problemas únicos de responsabilidad civil de los seguros de las P3. Posiblemente, los problemas con los seguros son uno de los componentes más difíciles y controvertidos de los proyectos de las P3. Este es solo un pequeño pero crítico ejemplo que muestra que la mayor actividad de las P3 justifica la creación de productos que apoyen y contribuyan al mercado de las P3 para hacer cada proyecto más eficiente que el anterior.

Aunque los resultados de las P3 en el pasado han sido lentos y variables, el mercado de las P3 en los Estados Unidos en particular muestra señales positivas de fortalecimiento en el largo plazo. Según un nuevo informe de Moody’s Investors Service, el mercado estadounidense de las P3 tiene el potencial de convertirse en el más grande del mundo. El potencial del mercado estadounidense de las P3 es respaldado por tres factores principales: apoyo gubernamental, un marco legal sólido y fuentes crecientes de financiamiento. En particular, la voluntad política y el financiamiento son impulsados por los mayores éxitos de los proyectos de las P3.

Más aún, los nuevos marcos legales, incluida la Ley FAST (Fixing America’s Surface Transportation), contribuyen a una mayor estabilidad y predictibilidad de los proyectos de las P3. Las organizaciones profesionales también están haciendo su parte para promover la industria. Innovaciones, como la creación del Build America Transportation Investment Center (BATIC), disminuyen los obstáculos para encontrar datos confiables sobre P3 y dan otra señal de la madurez del mercado de las P3. El BATIC se deriva de la necesidad de crear un punto central de contacto para la coordinación de los expertos en transporte federal y los patrocinadores de proyectos.

Aunque la mayoría de los proyectos de las P3 se valen de una experiencia limitada en proyectos, John Medina, analista sénior y vicepresidente de Moody’s, indica que

“la actividad de las P3 a nivel estatal ha aumentado en los últimos tres años, y casi todos los proyectos de las P3 han finalizado antes o en el plazo límite”.

Su opinión es respaldada por los proyectos estadounidenses de las P3. Según el informe de Moody’s Investors Service, el mercado estadounidense de las P3 está maduro. Gracias al continuo fortalecimiento de la voluntad política y a la constante cooperación entre los sectores privado y público, el mercado de las P3 seguirá creciendo para convertirse en el método preferido de financiamiento de los proyectos públicos.