El 3 de diciembre de 2015, la Asamblea Nacional de Nicaragua dictó la Ley N° 920, titulada “Ley de Tasas de los Registros Públicos del Sistema Nacional de Registro”, la cual entró en vigencia el 1 de enero de 2016.

Muchos de los aranceles han mantenido su valor, sin embargo, se puede apreciar una reducción de las tasas en lo referente a los trámites de derechos reales. De igual manera, se reducen los servicios de gravamen y las inscripciones de las garantías que respaldan las distintas operaciones de carácter mercantil.

Por otro lado, las pequeñas y medianas empresas gozarán de una reducción de hasta un cincuenta por ciento para las inscripciones de bienes y derechos. Asimismo, la Ley establece tasas especiales para dar beneficios fiscales al sector de producción agropecuaria.

De acuerdo a los legisladores, el objetivo de la reforma es obtener los ingresos presupuestarios que permitan la modernización del Sistema Nacional de Registro (SINARE) para continuar brindando los servicios a la población y a los diversos agentes económicos. Asimismo, está prevista la construcción de dos nuevos Registros Mercantiles en la capital de Nicaragua, Managua, y el departamento de Jinotega.