La cantante de pop australiana, Kylie Minogue, presentó la semana pasada un escrito de oposición ante la Oficina Estadounidense de Patentes y Marcas (United States Patent and Trademark Office - USPTO) contra el registro de la marca “Kylie” solicitado por la presentadora de televisión americana Kylie Jenner, para servicios de publicidad (Clase 35).

La cantante, que es actualmente titular de marcas tales como “Kylie Minogue”, “Kilie Minogue Darling” y “Lucky – the Kylie Minogue Musical”, pero no de la marca “kylie” para servicios de publicidad, argumenta que el registro de dicha marca por la presentadora de televisión -si finalmente es concedida por parte de la USPTO- generaría confusión al público general entre las dos Kylies y supondría una dilución de su marca.

Asimismo, la cantante alega que, con prioridad a la solicitud de la marca “Kylie” por Kylie Jenner, ella ya venía utilizando el distintivo “Kylie” en el territorio de EE.UU, incluso para servicios idénticos o muy relacionados con los del ámbito de la publicidad, con lo que habría generado derechos por el uso - aunque no por registro – del distintivo “Kylie”.

Finalmente, la cantante insinúa que su fama y prestigio y, por lo tanto, el riesgo de asociación del término “Kylie” con su persona, superan los de Kylie Jenner, que identifica con una estrella de televisión de segundo orden. Todo ello -alega la cantante- podría acabar traduciéndose en daños a su imagen y reputación, si su marca fuera asociada con la de Kylie Jenner.

Aunque la USTPO todavía no se ha pronunciado  al respecto, recientemente ha sido publicado en diversos medios de comunicación que Kylie Jenner habría solicitado una nueva marca del término “Kylie”, esta vez para servicios de entretenimiento, lo que puede complicar todavía más el conflicto entre las dos Kylies.