El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (“TJUE”) dictó sentencia el pasado 21 de octubre en el Asunto C-347/14 entre New Media Online GmbH y el Bundeskommunikationssenat (la autoridad reguladora austriaca), sobre la interpretación de determinados criterios que permitan calificar los vídeos colgados en una web de noticias como un “servicio de comunicación audiovisual” en el sentido de la Directiva 2010/13/UE (la “Directiva”).

El pasado mes de septiembre informábamos en este blog sobre la opinión sobre este asunto del Abogado General que entendía que el contenido audiovisual difundido a través del sitio web de noticias “Tiroler Tageszeitung Online”, operada por New Media Online, y consistente en diferentes vídeos de corta duración sobre noticias de temática diversa no podía considerarse “servicio de comunicación audiovisual” a los efectos de la Directiva. El Abogado General justificaba su opinión afirmando que, aunque la Directiva establece su ámbito de aplicación tanto a servicios lineales como no lineales, debe tenerse en cuenta que el motivo de la amplitud de este ámbito de aplicación es que la competencia entre actividades económicas similares no se vea alterada, lo cual, no quiere decir que en el ámbito de aplicación de la Directiva deban incluirse servicios que no compiten directamente con los servicios de retransmisión televisiva.

Pues bien, la sentencia del TJUE sobre este asunto difiere en gran medida de la opinión del Abogado General. En primer lugar, establece que los vídeos contenidos en el sitio web de noticias Online se pueden considerar “programas” en el sentido de la Directiva, ya que su forma y contenido son comparables a la forma y el contenido de la radiodifusión televisiva, se dirigen a un público en general y pueden tener un claro impacto sobre él, siendo la duración de los mismos irrelevante. Además, la manera de seleccionar los vídeos en dicho sitio web no difiere de la propuesta en el marco de los servicios de comunicación audiovisual a petición, a los que la Directiva es directamente aplicable. En segundo lugar, para poder establecer la aplicación la Directiva a este servicio, habrá de determinarse si el contenido y función de los vídeos en cuestión son autónomos respecto de los artículos de prensa escrita que aparecen en el sitio web de noticias. De ser así, el servicio quedaría incluido en el ámbito de la Directiva, ya que la misma excluye de su ámbito de aplicación expresamente a aquellos contenidos audiovisuales que aparecen en la versión electrónica de un periódico de manera accidental y complementaria a los artículos de prensa escrita.

Así, concluye el TJUE que si bien todo apunta a que la oferta audiovisual de la web de noticias deberá cumplir con las exigencias de los “servicios de comunicación audiovisual” de la Directiva, ésta es una cuestión que deberá determinarse finalmente por los órganos jurisdiccionales de cada país, por lo que habrá que estar a su interpretación.